Julia corriendo en plena naturaleza es ¡¡¡feliz!!!...
Mi hija Julia tiene 19 años y crece paralelamente al blog que inspiró, por eso anualmente anoto cada cambio de edad.
Tiene Autismo "no verbal".
Usted es gord@, usted es calv@, usted es alt@, usted es baj@; usted lleva gafas; usted utiliza bastón...Tú tienes acné, tú estás en pleno estirón, a tí te está cambiando la voz...
¿Es mi mirada lastimera, reprobatoria o de conmiseración?... ¿Acaso cuchicheo ante tu poblada cara llena de granos o tu atiplada voz o miro, con atención, el bastón que usted usa para caminar?... Pues no miren así a mi hija, no se lo merece y yo tampoco.

martes, 26 de junio de 2012

Una vida por los autistas ("Laopiniondemalaga.es")

Una buena noticia que ojala se pudiese extrapolar a Asturias



José Reyes es el vicepresidente de la Asociación Autismo Málaga que lleva dos décadas luchando por este colectivo




El vicepresidente de la Asociación Autismo Málaga, José Reyes, destaca la labor de todo el equipo que conforma la entidad.
El vicepresidente de la Asociación Autismo Málaga, José Reyes, destaca la labor de todo el equipo que conforma la entidad.  Arciniega


 La Asociación Autismo Málaga nace de la fusión de dos entidades que a su vez crearon padres y familiares de personas autistas que querían mejorar la situación de este colectivo. Entre ellos estaba José Reyes, actual vicepresidente de la organización que nace en el año 92 y que lleva ya dos décadas luchando por la mejora de vida de las personas autistas.
«Éramos un grupo de padres, entre ellos Francisco Gavira y Manuel LLano, y desde entonces a ahora me enorgullezco de la actividad que ha llevado a cabo Autismo Málaga», comenta José Reyes que tiene un hijo autista.
La asociación ha ido creciendo y ampliando sus servicios y actividades y actualmente cuenta con dos centros; una residencia y unidad de día para adultos; y, otro centro para niños y en el que se prestan múltiples servicios como atención temprana, logopedia, fisioterapia, respiro familiar, piscina, musicoterapia, terapia de comunicación, psicólogos, colonias de verano o talleres vacacionales.
«El terreno fue una cesión del Ayuntamiento de Málaga en época de Pedro Aparicio a través Genoveva Huertas, que fue una de las personas galardonadas en la gala del pasado viernes» comenta. Y es que la asociación celebró una gala benéfica el día 22 de junio cuyo objetivo ha sido recaudar fondos para ayudar a mantener los servicios y programas de la entidad.
La residencia Pinares cuenta con 24 plazas concertadas y dos de libre designación y la unidad de día tiene once puestos. Y es que Autismo Málaga además de luchar por aumentar la calidad de vida del colectivo y ofrecerle servicios y recursos, genera un número nada desdeñable de puestos de trabajo. «Tenemos 62 empleados, somos una de las 150 empresas más grandes de Málaga. Me enorgullezco, aunque cuesta mucho trabajo sacar esto para adelante. El presidente de la asociación, Miguel Sánchez, y yo formamos un buen tandem», comenta.
José Reyes tiene un hijo autista que va a cumplir 27 años. «El principal servicio que tratamos de proporcionar es la calidad de vida, la seguridad y felicidad de ellos». «El autismo es muy variado, cada autista es diferente del otro. Yo particularmente sé mucho del autismo de mi hijo. No hay dos autistas iguales, pero hay unos rasgos similares como la mirada alta, la falta de concentración, la repetición de frases y el aleteo de brazos o manos. También entre un 70 y un 85% de los casos conlleva retraso mental», destaca.
Hoy en día la Asociación Autismo Málaga atiende a niños desde cero años en atención temprana. «También tenemos servicio de diagnóstico y ahora, con dos otres años le ves al niño una evolución, conductual, de relación, cognitiva. Nuestos niños ahora no tienen nada que ver con antes, han mejorado y evolucionado mucho. El autista va a seguir siendo autista siempre pero puede mejorar y tener una mejor calidad de vida», reseña.
José Reyes afirma que la crisis económica se ha dejado notar. «Nosotros nos financiamos a través de la Junta que nos concierta las plazas y de programas específicos. Se dan retrasos en los pagos, pero vamos tirando. Ahí estamos, luchando. Nosotros nos movemos mucho y vamos presentándonos a todos los programas y pedimos en todos los sitios que haga falta. Todo para tratar de mejorar la calidad de vida de ellos», comenta.
Actualmente gracias a estas subvenciones y al esfuerzo de estos padres y familiares que forman la asociación 75 niños pequeños reciben atención directa y 140 familias se benefician de respiro familiar, o la escuela de padres, entre otros servicios. «Es una válvula de escape para muchos padres. También organizamos salidas para los beneficiarios que tienen un nivel cognitivo más alto», indica.
«Las limitaciones nos las marcamos nosotros y ellos tienen que tener la misma exigencia de vida que el resto de los ciudadanos. Fundé esto hace 22 años. El esfuerzo es bárbaro, pero te da una alegría y felicidad inmensa abrir la puerta y ver lo que has hecho. Cuando se concertaron las plazas con la admistración, yo dije que ya había casado a mi hijo, porque lo había puesto en su casa, y había logrado su emancipación. Él en la residencia está super contento, entra por la puerta y me dice que me vaya», subraya.
Y por si fuera poco José junto a otros nueve padres más han iniciado en una parcela cedida por el Ayuntamiento de Málaga de 10.000 metros cuadrados en la Virreina lo que será la Ciudad de Autismo, un complejo de 42 plazas cuya primera fase está en vías de finalización y que ha contado además con financiación de Unicaja y del Gobierno central.

No hay comentarios:

Publicar un comentario