Julia corriendo en plena naturaleza es ¡¡¡feliz!!!...
Mi hija Julia tiene 19 años y crece paralelamente al blog que inspiró, por eso anualmente anoto cada cambio de edad.
Tiene Autismo "no verbal".
Usted es gord@, usted es calv@, usted es alt@, usted es baj@; usted lleva gafas; usted utiliza bastón...Tú tienes acné, tú estás en pleno estirón, a tí te está cambiando la voz...
¿Es mi mirada lastimera, reprobatoria o de conmiseración?... ¿Acaso cuchicheo ante tu poblada cara llena de granos o tu atiplada voz o miro, con atención, el bastón que usted usa para caminar?... Pues no miren así a mi hija, no se lo merece y yo tampoco.

viernes, 29 de junio de 2012

28/06/2012|11:59 Estados Unidos Un simple electroencefalograma podría diagnosticar el autismo



“Estos científicos usaron sensores para registrar la actividad eléctrica del cerebro en varias regiones distintas del cuero cabelludo. Entonces, observaron hasta qué grado la actividad cerebral de una región estaba sincronizada con la de otra”, indicó Geraldine Dawson, directora científica del grupo de defensoría Autism Speaks, y quien no participó en el estudio.

Al analizar a grupos de niños con y sin autismo, los científicos detectaron que entre ambos existían diferencias en cuanto a la conectividad cerebral; por ejemplo, los niños con autismo tenían una conectividad de rango corto reducida, lo que es indicador de un mal funcionamiento en las redes cerebrales.

“Lo que este estudio tuvo de único fue el gran número de niños estudiados. De forma consistente con muchos estudios anteriores que usaron EEG e imágenes de resonancia magnética (IRM) funcional tanto en niños como en adultos con autismo, estos investigadores hallaron que, en general, los niños autistas muestran una coordinación (coherencia) reducida entre regiones cerebrales”, indicó Dawson.

Gracias a un electroencefalograma (EEG) es posible detectar el autismo en niños, asegura un estudio realizado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, quienes observaron la actividad eléctrica en distintas regiones del cerebro.









La científica refirió que esta clase de estudios ayudan a entender las razones por las que los individuos con autismo tienen dificultades con conductas complejas como la interacción social y el lenguaje.

“A medida que los cerebros de los niños se desarrollan, las distintas regiones cerebrales se conectan cada vez más, permitiendo la adquisición de conductas complejas que requieren de la coordinación entre distintas regiones del cerebro”, señaló.

Finalmente, Dawson añadió que se tiene esperanza con que una intervención conductual oportuna pueda mitigar los impedimentos funcionales, ayudando a reformar las conexiones cerebrales que se desarrollan de forma natural en los niños normales.

El estudio, dirigido por los doctores Frank Duffy y Heidelise Als, fue publicado en la edición más reciente de la revista especializada BMC Medicine
 (Infancia Hoy)

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar