Julia corriendo en plena naturaleza es ¡¡¡feliz!!!...
Mi hija Julia tiene 19 años y crece paralelamente al blog que inspiró, por eso anualmente anoto cada cambio de edad.
Tiene Autismo "no verbal".
Usted es gord@, usted es calv@, usted es alt@, usted es baj@; usted lleva gafas; usted utiliza bastón...Tú tienes acné, tú estás en pleno estirón, a tí te está cambiando la voz...
¿Es mi mirada lastimera, reprobatoria o de conmiseración?... ¿Acaso cuchicheo ante tu poblada cara llena de granos o tu atiplada voz o miro, con atención, el bastón que usted usa para caminar?... Pues no miren así a mi hija, no se lo merece y yo tampoco.

viernes, 27 de abril de 2012

Evidencia que respalda a fármacos para autismo está sesgada: estudio

Por Andrew M. Seaman
Una revisión de investigaciones publicadas y no publicadas revela que la noción médica de que ciertos antidepresivos sirven para tratar las conductas repetitivas de los niños autistas surge de información incompleta.
Esos fármacos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS), se utilizan a veces para controlar las conductas repetitivas de las personas con trastorno obsesivo-compulsivo (TOC).
"Lo más importante es que los ISRS quizás no son tan efectivos contra las conductas repetitivas como pensábamos. Más estudios podrían comprobarlo en el largo plazo", dijo Melisa Carrasco, coautora de la revisión.
El equipo de Carrasco, de la University of Michigan, en Ann Arbor, encontraron en PubMed y ClinicalTrials.gov 15 ensayos clínicos aleatorizados, a doble ciego y controlados con placebo que respaldaban el uso de los ISRS y antidepresivos similares en niños con autismo.
Cinco estudios quedaron excluidos porque no reunían los criterios de la investigación. Otros cinco nunca habían sido publicados. El equipo solicitó por correo electrónico los datos de los estudios no publicados y solo un investigador respondió con la información.
De los seis estudios finalmente revisados, tres habían identificado un beneficio de los ISRS y tres, incluido el estudio no publicado, habían hallado un beneficio parcial o ningún beneficio.
Los 365 participantes de los seis estudios tuvieron una pequeña respuesta a los ISRS, pero la asociación desapareció cuando el equipo consideró el resto de los estudios no publicados.
La evidencia posee "sesgo de publicación" cuando sólo se publican los resultados positivos de un tema en investigación.
"La revisión demuestra que los efectos (de los inhibidores de los receptores de la serotonina) en el tratamiento (de los trastornos del espectro autista) están sobreestimados", escribe el equipo en la revista Pediatrics.
La autora aclaró que estos resultados no significan que los medicamentos no sirvan para tratar otras enfermedades asociadas con los trastornos del espectro autista. "Hay pruebas sólidas de, por ejemplo, sus efectos en la ansiedad que produce el autismo", dijo.
En un comentario publicado, el doctor Scott Denne, de la Facultad de Medicina de la Indianapolis University, escribió que la falta de información "impide que los médicos puedan tomar decisiones informadas" sobre los beneficios y los riesgos de los ISRS en niños con autismo.
En otro estudio, publicado también en Pediatrics, los investigadores hallaron que los resultados de la mayoría de los ensayos clínicos pediátricos no está disponible.
Los autores hallaron que sólo se había publicado el 29 por ciento de los 2.400 estudios sobre niños finalizados y registrados en ClinicalTrials.gov entre el 2000 y el 2010.
Además, sólo se había publicado el 53 por ciento de los estudios financiados por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.
"El problema es que la política de investigación clínica vigente no garantiza la disponibilidad de los resultados de todos los ensayos clínicos, lo que induce decisiones clínicas sesgadas", opinó la autora principal del estudio, doctora Tatyana Shamiliyan, de la División de Políticas y Manejo de la Salud de la University of Minnesota, en Minneapolis.
Sobre los pacientes que participan de los estudios que no se publican, Denne dijo: "Deberían exigir que los resultados de los datos por los que se sacrificaron estén disponibles para poder ayudar a otras personas".
FUENTE: Pediatrics, online 23 de abril del 2012
EL PUBLICO.ES

No hay comentarios:

Publicar un comentario