Julia corriendo en plena naturaleza es ¡¡¡feliz!!!...
Mi hija Julia tiene 19 años y crece paralelamente al blog que inspiró, por eso anualmente anoto cada cambio de edad.
Tiene Autismo "no verbal".
Usted es gord@, usted es calv@, usted es alt@, usted es baj@; usted lleva gafas; usted utiliza bastón...Tú tienes acné, tú estás en pleno estirón, a tí te está cambiando la voz...
¿Es mi mirada lastimera, reprobatoria o de conmiseración?... ¿Acaso cuchicheo ante tu poblada cara llena de granos o tu atiplada voz o miro, con atención, el bastón que usted usa para caminar?... Pues no miren así a mi hija, no se lo merece y yo tampoco.

jueves, 28 de enero de 2016

DEFINICIÓN DE AUTISMO EN EL REAL DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA (RAE). (M.A.M.)




Nuevamente dando vueltas a la definición que el Real Diccionario de la Lengua Española (RAE) da sobe el autismo:






Diccionario de la lengua española

El Diccionario de la lengua española (DRAE) es la obra de referencia de la Academia. La última edición es la 23.ª, publicada en octubre de 2014. Mientras se trabaja en la edición digital, que estará disponible próximamente, esta versión electrónica permite acceder al contenido de la 22.ª edición y las enmiendas incorporadas hasta 2012.


autismo.
(Del gr. αὐτός, uno mismo, e -ismo).

1. m. Repliegue patológico de la personalidad sobre sí misma.
2. m. Med. Síndrome infantil caracterizado por la incapacidad congénita de establecer contacto verbal y afectivo con las personas y por la necesidad de mantener absolutamente estable su entorno.
3. m. Med. En psiquiatría, síntoma esquizofrénico que consiste en referir a la propia persona todo cuanto acontece a su alrededor.



Si esta definición fuese cien por cien correcta yo podría afirmar que no tengo una hija diagnosticada dentro del Trastorno de Espectro Autista:

1. Mi hija ¡¡¡JAMÁS!!! ha sufrido un repliegue patológico de la personalidad sobre si         misma.



Muy al contrario; desde muy pequeña ha hecho verdaderos esfuerzos para salir de su invisible caparazón y luchar así contra el aislamiento que le provoca no tener desarrollado el lenguaje oral. Ha creado innumerables sistemas alternativos de comunicación que no la hacen "menor" ante el resto de la gente, solamente "especial".

No puedo negar la evidencia: hay personas con autismo que pueden estar durante horas, balanceándose sobre sí mismos, en la esquina de una habitación...pero son los menos. Puedo asegurar que mi hija, desde muy pequeña, nos sorprendió con una alternativa de comunicación que, por asombrosa, prefiero no hablar de ello hasta que, como mínimo cumpla su mayoría de edad y siempre que ella quiera darlo a conocer.




2. Julia es la niña más mimosa que conozco y, a través de sus abrazos, besos,   caricias, cosquillas ha intentado por todos los medios interactuar con su entorno más cercano: su familia en casa y su mundo escolar. En cuanto a la invariabilidad de su ambiente:¡FALSO!. Si hay algo que apasiona a mi hija es la "curiosidad", investigar nuevos lugares, visitar casas ajenas. Solamente un ejemplo: en sus 17 años de vida ha "disfrutado" de tres mudanzas y utilizo el verbo "disfrutar" porque, al contrario que indica la RAE,a Julia le encanta investigar, descubrir nuevos lugares. Lo mismo ocurre durante las vacaciones de verano: ¡JAMÁS! hemos tenido algún problema de adaptación.



3. La última acepción parece escrita a la desesperada: " síntoma esquizofrénico que consiste en referir a la propia persona todo cuanto acontece a su alrededor". Me resulta hasta hiriente y es evidente que la persona que lo ha escrito no ha convivido ni de lejos con una persona con autismo.

No quiero que se malinterpreten mis palabras, ni quiero dar la impresión de sentirme la mujer más feliz del mundo porque mi hija tiene Autismo. ¡Muy al contrario!. Nuestra vida es una lucha diaria a favor de la integración en una sociedad que no está preparada para este tipo de personas pero, lo realmente triste, es que nuestro mundo solamente está adecuado para admitir a las personas encuadradas dentro de un "estándar" de comportamiento.



Tenemos que seguir avanzando, investigando, trabajando y, sobre todo, conseguir que nuestros hijos, tengan el trastorno que tengan, no sean etiquetados. Son personas con deberes y derechos...sobre todo tienen el derecho a ser felices...¡Ayudemos entre todos para que nuestros niños "especiales" pasen a ser,eso... especiales, pero por el mero hecho de ser niños, adolescentes, adultos maravillosos!.




No hay comentarios:

Publicar un comentario