Julia corriendo en plena naturaleza es ¡¡¡feliz!!!...
Mi hija Julia tiene 19 años y crece paralelamente al blog que inspiró, por eso anualmente anoto cada cambio de edad.
Tiene Autismo "no verbal".
Usted es gord@, usted es calv@, usted es alt@, usted es baj@; usted lleva gafas; usted utiliza bastón...Tú tienes acné, tú estás en pleno estirón, a tí te está cambiando la voz...
¿Es mi mirada lastimera, reprobatoria o de conmiseración?... ¿Acaso cuchicheo ante tu poblada cara llena de granos o tu atiplada voz o miro, con atención, el bastón que usted usa para caminar?... Pues no miren así a mi hija, no se lo merece y yo tampoco.

martes, 6 de enero de 2015

"Día de Reyes" (M.A.M.)

Hoy estoy triste.

No puedo evitar recordar aquellas mañanas de Reyes, hace nueve, diez, once años.

Celia había escrito, semanas antes, su carta en la que escribía detalladamente qué era lo que quería

qué le trajesen los Reyes Magos. Con mimo y magia, la guardaba en un sobre que, invadida por la

ilusión, introducía en un buzón de correos. Creía en su existencia, confiaba en sus mágicos

poderes y esperaba impaciente su llegada.

Julia jamás lo hizo...nunca supe qué era lo que deseaba y, lo peor, es que sospechaba que realmente

no deseaba nada...¡me parecía tan injusto!. Era yo la que escribía la carta en la que detallaba aquello

que presumía podría hacerle ilusión.


No obstante, las dos se levantaban y encontraban el salón repleto de juguetes, con una gran

diferencia:

Celia sabía lo que iba a encontrarse...Julia, no.

Celia corría nerviosa y apresurada a ver si sus deseos se habían cumplido...reía a carcajadas y

tomaba, incrédula,entre sus manos sus regalos. Inmediatamente, se ponía a jugar.

Julia, tras acercarse al salón, no miraba los regalos, no mostraba entusiasmo, nerviosismo, alegría.

Para ella era un día más. Por más que yo intentase poner alegría al momento, en seguida me invadía

el desánimo.

Si, los miraba...si, los tomaba entre sus manos...pero no jugaba con ellos. Pronto se levantaba y

regresaba a su habitación donde la esperaban sus cosas de siempre

La mañana de Reyes era uno de esos días en los que yo deseaba que Julia no fuera "especial".

Si hay algo que jamás podré perdonar al Autismo es haberme robado su infancia.

Por eso para mí, el 6 de enero es un día triste, muy triste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario