Julia corriendo en plena naturaleza es ¡¡¡feliz!!!...
Mi hija Julia tiene 19 años y crece paralelamente al blog que inspiró, por eso anualmente anoto cada cambio de edad.
Tiene Autismo "no verbal".
Usted es gord@, usted es calv@, usted es alt@, usted es baj@; usted lleva gafas; usted utiliza bastón...Tú tienes acné, tú estás en pleno estirón, a tí te está cambiando la voz...
¿Es mi mirada lastimera, reprobatoria o de conmiseración?... ¿Acaso cuchicheo ante tu poblada cara llena de granos o tu atiplada voz o miro, con atención, el bastón que usted usa para caminar?... Pues no miren así a mi hija, no se lo merece y yo tampoco.

lunes, 28 de enero de 2013

Cómo actuar ante un trastorno de TDAH


Protocolos de actuación, orientación, costumbres adquiridas... un exhaustivo control del trastorno por déficit de atención con herramientas profesionales,
Niño TDAH, pizcadevida
Similar en la mayoría de comunidades para el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, la Región de Murcia cuenta con un protocolo de actuación que, editado en 2008 por la Consejería de Educación, Formación y Empleo, y utilizado en los colegios e institutos de la región, contempla las actuaciones y pautas que ha de seguir el profesorado ante un posible caso de TDAH. Así, pueden ser los propios profesores los que se den cuenta de un comportamiento necesario de evaluar y, previo informe y entrevista con los padres, deriven al menor a su pediatra habitual. El niño, dentro de escena en todo momento, también se somete a análisis psicopedagógicos, médicos y psicológicos para descartar otros posibles factores que puedan influir en su comportamiento.

Primeros pasos


Una vez recibido el diagnóstico y en función de las características del TDAH del menor, se establecerán las terapias cognitivo-conductuales y farmacológicas que fueran necesarias. Mediante este tratamiento combinado, se logra un aumento de la reflexión y un descenso de la impulsividad en el niño que le ayudará a conseguir sus objetivos en el día a día.
También es de vital importancia la comunicación fluida con el menor, haciéndole saber su afección por TDAH, algo que se recomienda transmitir con la ayuda de un especialista médico. De este modo, el niño podrá entender mejor lo que le sucede y dejará de frustrarse y de pensar que es “malo”, algo muy común en los menores con este trastorno.


Pautas a seguir en casa

A los afectados con TDAH les cuesta terminar o centrarse en actividades que son mecánicas para el resto porque las funciones ejecutivas de su cerebro se encuentran distorsionadas, así como su concepción del tiempo.
Para evitar esto, lo ideal es ayudar al niño facilitándole los pasos que ha de seguir de uno en uno (recoger el baño: primero las toallas, después la ropa sucia, etc.), instrucciones que debemos darle con contacto ocular, o delegando en él responsabilidades que pueda asumir y que le atraigan, pues de lo contrario provocará un efecto negativo de frustración. Los deportes con entrenador como las artes marciales o la natación son altamente recomendables en estos casos, ya que proveen al menor de habilidades comunicativas y de atención de las que carecen.
Las autoinstrucciones (1º observo, 2º qué tengo que hacer, 3º cómo lo hago, etc.) también tiene vital importancia para estos niños ya que les ayuda a pensar y establece unos mecanismos para afrontar actividades cotidianas que de otro modo les resultarían más complicadas. También cobra especial importancia la forma de dirigirnos a ellos, algo que se debe hacer teniendo en cuenta sus fortalezas y debilidades, explicándoles qué es o no negociable en sus deberes y preparándoles ante situaciones, como cumpleaños u otros actos sociales, que rompan su rutina.

Niños especiales

Sobre todo, los padres no deben olvidar que sus hijos con TDAH tienen multitud de cualidades entre las que destacan aptitudes no rencorosas, espontáneas, colaborativas, entregadas o expresivas que, con la terapia adecuada para ayudarles con su problema, harán su vida tan especial como la de cualquier otro niño de su edad. Lo único que necesitan sonestímulos positivos y normas que les ayuden a manejarse ante su falta de habilidades sociales, huyendo de castigos o enfados que, lejos de erradicar determinado comportamiento, conllevan frustración y estrés para el menor. Siempre son preferibles otros sistemas educativos como el de puntos, con el que aumentan su autoestima y consiguen objetivos que les agradan.

Ayuda para los padres

Tener un hijo con TDAH abre un abanico de preguntas y miedos que los padres han de solucionar para poder tratar de manera adecuada al menor. Esta ayuda la encontrarán en asociaciones como ADAIH en Murcia, especializadas en el trastorno TDAH y que ofrecen a los padres, además de terapia para los menores, distintas herramientas para que ellos puedaneducar a los hijos que sufran este problema. Aquí los progenitores también encontrarán ayuda para solucionar el estrés y la frustración que la familia soporta en la mayoría de los casos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario