Julia corriendo en plena naturaleza es ¡¡¡feliz!!!...
Mi hija Julia tiene 19 años y crece paralelamente al blog que inspiró, por eso anualmente anoto cada cambio de edad.
Tiene Autismo "no verbal".
Usted es gord@, usted es calv@, usted es alt@, usted es baj@; usted lleva gafas; usted utiliza bastón...Tú tienes acné, tú estás en pleno estirón, a tí te está cambiando la voz...
¿Es mi mirada lastimera, reprobatoria o de conmiseración?... ¿Acaso cuchicheo ante tu poblada cara llena de granos o tu atiplada voz o miro, con atención, el bastón que usted usa para caminar?... Pues no miren así a mi hija, no se lo merece y yo tampoco.

viernes, 30 de septiembre de 2016

"HISTORIA DE UNA FOTOGRAFÍA" (M.A.M.)

Solo Mariano Grueiro, desde su autismo, es capaz de que me relaje ante una cámara fotográfica. Con él no me siento 
observada, analizada, escrutada, juzgada...su innata bondad se lo impide. Soy muy insegura y eso hace que siempre que me hacen una foto me muestre tensa...además, no soy nada fotogénica, pero con Mariano todo fluye sobre un camino de sinceridad absoluta...

Voy a contar la historia de esta fotografía.

Me reuní con Leonor Ronoel y Mariano el pasado mes de agosto, en Madrid. Lo que en un principio iba a ser un café se convirtió en un día maravilloso de charlas, confesiones, pinchos, comida, más charlas y calor...mucho calor.

Esta foto está tomada en un McDonald's, ya que Mariano quería mostrarme que, un lugar tan criticado como este se había convertido sin que sus propietarios lo sepan, en un lugar ideal para las personas con autismo de alto funcionamiento, gracias a los paneles en los que uno mismo puede preparar su propio menú e incluso realizar el pago. Estos paneles son muy visuales, utilizan símbolos que pueden asemejarse a pictogramas, y los pasos a seguir están muy claros. Asumo que a Mariano le llevó no menos de 1 minuto pedir dos granizados de limón y una botella de agua y yo aún no sé como lo hizo. También dijo que era un lugar ideal por su temperatura. Él es muy sensible al calor y puedo aseguraros que Leonor y yo...¡casi nos congelamos!.

Y tengo que confesar que me sentí muy culpable...Yo soy madre de una niña (bueno, voy a tener que empezar a decir mujer, porque ya tiene 18 años) con autismo no verbal. Debería saber que a las personas con autismo son muy literales, les cuesta entender los "dobles sentidos", la "ironía", el "sarcasmo". Y lo sé, pero como Julia no habla, lo cierto es que desconozco si ella tiene el problema de la extrema literalidad con el lenguaje. Pero Mariano sí lo tiene. Recuerdo que cuando ya nos marchábamos me dijo que me sentase en una mesa porque le gustaba mucho la luz y empezó a fotografiarme. Me dijo. "¡estás guapísima!"...a lo que yo respondí, estúpida de mí:"Bufff, seguro...". De pronto, veo que Mariano baja los brazos y con una cara de tristeza absoluta le pregunta a Leonor:
"¿eso ha sido una ironía?", a lo que Leonor le respondió que sí. Durante unos minutos, que se hicieron eternos, Mariano me contó que ya estaba logrando controlar ese tipo de situaciones, que antes le sobrepasaban y yo me sentí...¡tan culpable!...Por eso entendí tan bien el post que escribió en su blog en el que habla de las "rampas cognitivas"...ese día yo obstaculicé su rampa.

Mariano se ha convertido, para mí, en la voz de mi hija Julia.

(https://medium.com/@hipersintiendo/en-serio-se-le-dá-un-trato-ecuánime-a-una-persona-con-autismo-a-la-hora-de-dar-una-charla-3fa3f6247d14#.249k9uvio)

No hay comentarios:

Publicar un comentario