Julia corriendo en plena naturaleza es ¡¡¡feliz!!!...
Mi hija Julia tiene 19 años y crece paralelamente al blog que inspiró, por eso anualmente anoto cada cambio de edad.
Tiene Autismo "no verbal".
Usted es gord@, usted es calv@, usted es alt@, usted es baj@; usted lleva gafas; usted utiliza bastón...Tú tienes acné, tú estás en pleno estirón, a tí te está cambiando la voz...
¿Es mi mirada lastimera, reprobatoria o de conmiseración?... ¿Acaso cuchicheo ante tu poblada cara llena de granos o tu atiplada voz o miro, con atención, el bastón que usted usa para caminar?... Pues no miren así a mi hija, no se lo merece y yo tampoco.

viernes, 16 de septiembre de 2011

MIS NIÑAS…YA NO TAN NIÑAS




Pues, al final, no fue tan terrible como suponía el inicio del curso escolar de Julia y de Celia.


Celia, con sus 12 presumidos años, coqueta,  como hoy por la mañana cuando me preguntó: “¿Mami, esas bailarinas quedan bien con el pantalón que llevo o me pondré las azules?; para luego recordarme:...¡Mami, tienes que “plancharme” el flequillo, que se me riza con la lluvia!.


Celia gracias su independencia, queda con sus amigas en el portal de nuestra casa para ir juntas al Instituto que está justo en la acera de enfrente.
Yo temía que el cambio de ciclo, de centro, le fuese a afectar, pero por ahora todo lo que ha vivido, sus nuevas experiencias son positivas. Mi niña especial es feliz.


Julia, con sus 13 “pasotas” años, le da exactamente igual la ropa que le elija cada mañana, lo único que le importa es ir cómoda. Vamos juntas hasta la parada del autobús que la lleva a su nuevo Colegio, un centro al que acuden niños “especiales” y en el que ni ella, ni ninguno de sus compañeros se consideran “especiales”…por primera vez, Julia es especial, sin comillas.


Me consta que acude feliz a su nuevo colegio porque hoy, en la parada, me comió a besos: me miraba fijamente, me tomaba por los hombros y me daba un beso en una mejilla, otro beso en la otra mejilla…yo hacía lo mismo. Mi niña “especial” es feliz.


Creo que, en el fondo, no lo estoy haciendo tan mal como madre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario