Julia corriendo en plena naturaleza es ¡¡¡feliz!!!...
Mi hija Julia tiene 19 años y crece paralelamente al blog que inspiró, por eso anualmente anoto cada cambio de edad.
Tiene Autismo "no verbal".
Usted es gord@, usted es calv@, usted es alt@, usted es baj@; usted lleva gafas; usted utiliza bastón...Tú tienes acné, tú estás en pleno estirón, a tí te está cambiando la voz...
¿Es mi mirada lastimera, reprobatoria o de conmiseración?... ¿Acaso cuchicheo ante tu poblada cara llena de granos o tu atiplada voz o miro, con atención, el bastón que usted usa para caminar?... Pues no miren así a mi hija, no se lo merece y yo tampoco.

miércoles, 22 de febrero de 2017

"SOY MUJER, MADRE, DIVORCIADA" (M.A.M.)

¿Os habéis preguntado alguna vez por qué, en Facebook, en Blogger, en Twitter, participan tan pocos padres de niños con autismo o, para no resultar demasiado restrictiva, de niños "especiales"?. ¿Por qué somos la mayoría madres?.

No quiero generalizar porque, ¡por supuesto que habrá excepciones! pero las mujeres cuando nos convertimos en madres nos transformamos, dejamos a un lado parte de nuestra esencia como persona para entregarnos en cuerpo y alma a nuestros hijos y, lo mejor de todo es, que ¡no nos importa!. Una persona hasta hace poco tiempo muy allegada a mí afirmaba, con rotundidad, al escucharme decir que daría mi vida por mis hijas...sí, ahora mismo, sin dudarlo ni una décima de segundo...que "era un claro signo de locura...que nadie da la vida por nadie". Por supuesto, esa persona no tiene hijos, no sabe qué significa querer a un hijo y, en el caso de una madre, desconoce el vínculo que existe con esa persona que ha crecido dentro de ti, que ha estado en tu interior durante nueve meses.

Una madre prioriza a sus hijos por encima de todo y sé de lo que hablo. He trabajado durante veintidós años en un periódico y he conocido muchos casos de compañeras que tras ser madres dejaban su puesto de trabajo (también es cierto que podían permitírselo; yo, aunque lo hubiese deseado, no hubiera podido hacerlo), pero no he conocido a ningún hombre que renunciase a su trabajo, ni tan siquiera unas horas, por un hijo (dejando, por supuesto, casos extremos como puede ser un ingreso hospitalario pero...es que si en ese caso no acuden junto a su hijo...en fin). El 99% de las mujeres que allí trabajábamos no demorábamos nuestra salida del periódico ni un segundo y sí, es cierto, es una realidad incuestionable al menos en la empresa privada, a las mujeres nos hacen pagar un alto precio nuestra maternidad: salarios muy inferiores a los de nuestros compañeros (que, por supuesto, pueden ser padres de todos los hijos que deseen porque, en ellos, es un ejemplo de mayor dedicación al trabajo) y nula representación entre los puestos de mando (salvo excepciones, claro; en el periódico en el que yo trabajaba, en los últimos años la dirección del mismo la ocupaba una mujer...una mujer ¡sin hijos y sin ganas de tenerlos!). 

Jamás me erigiré como ejemplo de nada ni de nadie porque soy una mujer con muchos, muchísimos, defectos pero ¿qué existan por ahí hombres que pongan en entredicho la importancia del papel que jugamos las madres?. Esos hombres utilizan como estúpido argumento el "valioso tiempo que pierden las mujeres" tomando un café juntas tras dejar a sus hijos en el colegio. ¡Vamos a ver!. Yo jamás lo he hecho. Pero, después de dejar a Julia en el autocar, voy a ver un rato a mi madre, luego charlo un rato con una gran amiga y, ahora, voy a volver a caminar una hora por una senda cercana a mi casa, ¿acaso eso me hace menos válida que un hombre?. Yo he tenido que renunciar a trabajar fuera de casa, tras mi divorcio, porque contratar a una persona capacitada para el cuidado de una persona con autismo me suponía ¡prácticamente mi sueldo!. Estoy saliendo a flote, trabajo desde y dentro de casa...¿eso me hace ser menos válida que un hombre que trabaja de 9 h. a 15 h?.

Y luego, desengañémonos. Si eres mujer, divorciada y madre, a lo que añades que uno de tus hij@s tiene autismo o es "especial" parece que pasamos a convertirnos en meras sombras de lo que fuimos. Preparar unas oposiciones es prácticamente imposible porque ¿de dónde saco yo 8 horas para estudiar?;  si además añado los efectos que los malditos antidepresivos y ansiolíticos ejercen en mi memoria la tarea es prácticamente imposible. Si acudes a una entrevista de trabajo tienes dos opciones: mentir descaradamente y tener la posibilidad de obtener el puesto que, seguidamente has de dejar porque el horario te obliga a contratar a una persona que cuide de tus hijos pero tu sueldo no te alcanza para ello...o decir la verdad y vivir la experiencia de escuchar al jefe de personal de turno mil y una excusas para no darte, ni siquiera, la posibilidad de dar a probar tu capacidad laboral. Y luego...la vida personal...¿una mujer divorciada, con hijos a cargo, uno de ellos con autismo o "especial"...rehacer su vida de pareja?. Que levante la mano quien conozca al hombre dispuesto a amar incondicionalmente a una mujer en esas condiciones...¿uno de cada mil...dos, tal vez?. 

Pues yo soy MUJER, MADRE, DIVORCIADA y no por ello dejo de ser menos que un hombre, padre, divorciado o que un hombre, soltero, sin hijos o que...nada...Soy mucha mujer y mucha madre y parece ser que eso da mucho miedo a muchos hombres y sí, utilizo el adverbio "mucho" porque me gusta y es mi blog. 






2 comentarios:

  1. Ole tus hue... Estoy contigo en todo lo que has dicho. No digo que un padre no diera la vida por sus hijos, pero la manera en que una madre mira por ellos, jamás creo que haya un hombre que lo haga. Aunque, también haya madres para todo, son en menor número. Orgullosa ha de estar de todo lo que has hecho, haces y harás por tus hijas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ole tus hue... Estoy contigo en todo lo que has dicho. No digo que un padre no diera la vida por sus hijos, pero la manera en que una madre mira por ellos, jamás creo que haya un hombre que lo haga. Aunque, también haya madres para todo, son en menor número. Orgullosa ha de estar de todo lo que has hecho, haces y harás por tus hijas. Un abrazo.

    ResponderEliminar