Julia corriendo en plena naturaleza es ¡¡¡feliz!!!...
Mi hija Julia tiene 19 años y crece paralelamente al blog que inspiró, por eso anualmente anoto cada cambio de edad.
Tiene Autismo "no verbal".
Usted es gord@, usted es calv@, usted es alt@, usted es baj@; usted lleva gafas; usted utiliza bastón...Tú tienes acné, tú estás en pleno estirón, a tí te está cambiando la voz...
¿Es mi mirada lastimera, reprobatoria o de conmiseración?... ¿Acaso cuchicheo ante tu poblada cara llena de granos o tu atiplada voz o miro, con atención, el bastón que usted usa para caminar?... Pues no miren así a mi hija, no se lo merece y yo tampoco.

domingo, 13 de diciembre de 2015

"ABRAZO" (M.A.M.)


Lo tengo empíricamente demostrado...no hay nadie que pueda refutar mi teoría, al menos en relación a mi hija Julia: el mejor remedio contra un ataque de ansiedad, con autolesiones incluídas, es un buen abrazo.

Por supuesto que no es inmediato, claro que al principio descarga toda si ira contra mí en forma de pellizcos y golpes pero, pasados unos minutos y tras un par de "No, Julia", claros y firmes, noto como la tensión de su cuerpo se relaja, su respiración se ralentiza, el gesto de su cara pierde dureza y gana en dulzura.

Es evidente que no siempre funciona a la primera. Hoy está teniendo un día extremadamente alterado y es un hecho que no lo he solucionado con un único abrazo pero creo que el que acabo de darle ha sido el definitivo.

Creo que de esta manera, Julia es consciente de su comportamiento, además de sentirse querida y protegida, algo fundamental para las personas con autismo que muchas veces desconocen el origen de sus frustraciones.

Quien me conoce sabe que no soy una mujer que transmita paz y tranquilidad pues soy hiperactiva y nerviosa pero, con los años, he aprendido a controlarme para así controlar a mi hija...y creo que lo he conseguido.

De verdad, probadlo...os llevaréis algún buen pellizco o una patada que os tire al suelo pero pronto lograréis calmar a vuestro hijo con algo tan sencillo como un abrazo, amor y tranquilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario