Julia corriendo en plena naturaleza es ¡¡¡feliz!!!...
Mi hija Julia tiene 19 años y crece paralelamente al blog que inspiró, por eso anualmente anoto cada cambio de edad.
Tiene Autismo "no verbal".
Usted es gord@, usted es calv@, usted es alt@, usted es baj@; usted lleva gafas; usted utiliza bastón...Tú tienes acné, tú estás en pleno estirón, a tí te está cambiando la voz...
¿Es mi mirada lastimera, reprobatoria o de conmiseración?... ¿Acaso cuchicheo ante tu poblada cara llena de granos o tu atiplada voz o miro, con atención, el bastón que usted usa para caminar?... Pues no miren así a mi hija, no se lo merece y yo tampoco.

domingo, 31 de marzo de 2013

La empresa española Appically lanza una app de ocio para niños con autismo


La compañía española Appically ha desarrollado Happy Geese, una nueva aplicación de ocio para iPad para niños con autismo. Esta nueva app hace accesible el clásico Juego de la Oca y el de Escaleras y Serpientes (su variante americana), y se comercializará en todo el mundo a partir del próximo 2 de abril, coincidiendo con la celebración del Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo.
   Además de convertirse en los dispositivos estrella en los últimos años, 'smartphones' y 'tablets' son utilizados a diario no solo por los adultos sino también por los niños. Incluso este tipo de dispositivos han conseguido estimular y ser de gran ayuda para aquellos niños que sufre algún problema físico o psicológico. Dada las funcionalidades que ofrecen estos dispositivos móviles ayudan a los más pequeños a aprender y disfrutar en un entorno completamente táctil.
   Según el último informe del Centers for Disease Control and Prevention en EUA, 1 de cada 50 niños tiene un Trastorno del Espectro Autista, frente a 1 de cada 150 en 2007. Esta situación plantea un gran desafío económico y social, y exige soluciones innovadoras para la vida de estas personas. Entre ellas, se ha popularizado el empleo de 'smartphones' y 'tablets'.
   En este contexto, en 2012 nace Appically, una 'start-up' tecnológica con un enfoque que combina emprendimiento social y vocación internacional. Appically está desarrollando todo un catálogo de apps para personas con Trastornos del Espectro Autista (TEA), Trastornos por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDA/H) y otras necesidades especiales.
   Su primera app, Happy Geese se centra en el ocio de estos niños. Happy Geese ofrece versiones simplificadas del juego de la Oca y de Escaleras y Serpientes, permitiendo así integrar a niños con autismo y dificultades diversas en el aprendizaje en una actividad de ocio en la escuela o en familia.
   Happy Geese incorpora tableros de diseños limpios y dificultad creciente, apoyos visuales, dados sin números y otros elementos que permiten, a padres y educadores, adaptar el juego a las capacidades de cada niño, asegura la compañía. En su faceta más educativa, Happy Geese ayuda a aprender las vocales, colores, números y formas, favorece la concentración y enseña a pasarse el turno.
   Esta app estará disponible a partir del próximo 2 de abril, coincidiendo con el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo.



viernes, 29 de marzo de 2013

Un espacio social para el autismo



Dos programas pioneros de inclusión laboral y sanitaria promueven la normalización social de las personas afectadas por este trastorno, más de tres mil en Galicia



Un ensayo de la orquesta Castro Navas, de Menela, que actuará en los actos del día mundial. // Marta G. Brea
Un ensayo de la orquesta Castro Navas, de Menela, que actuará en los actos del día mundial. // Marta G. Brea
Que se escuche su voz, sus necesidades y sus derechos y que toda la sociedad se implique. Esta es la reivindicación que las personas afectadas por trastornos del espectro autista (TEA) alzan con motivo del Día Mundial de la Concienciación sobre el Autismo, que se celebra el próximo martes. En Galicia, nuevos proyectos trabajan para conseguir que la sociedad conozca de primera mano la realidad de este trastorno y deje a un lado los falsos mitos. Además, dos nuevos programas de inclusión sanitaria y laboral promoverán la normalización en estos ámbitos. 

El color azul se ha transformado en un símbolo del autismo; representa lo que viven las familias y personas con este síndrome, pues el azul tiene la peculiaridad de ser brillante como el mar en un día de verano y otras veces se oscurece como un mar en tempestad. La semana que viene (2 de abril) se celebra el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, un trastorno del desarrollo que afecta a la comunicación y a la interacción social y que está caracterizado por patrones de comportamiento repetitivos y estereotipados. La inclusión educativa, social, cultural y deportiva es la apuesta de futuro que reivindica el colectivo especialmente en esta fecha.
Azul se iluminará algún edificio emblemático de Vigo la noche del 1 al 2 de abril -sumándonos así a la acción internacional "Light it up blue", promovida por Autism Speaks- para concienciar a toda la sociedad de un trastorno que, aunque no existen estudios epidemiológicos sobre en la comunidad gallega, se estima que afecta a unos 3.000 casos. "Es fundamental que se de a conocer la realidad de las personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA) y que se abandonen viejos mitos y falsas creencias que se mantienen en la actualidad", apunta el psiquiatra Cipriano Jiménez, director xeral de la Fundación Menela y vicepresidente de Autismo Galicia. "Las personas con autismo no son personas aisladas; pueden realizar multitud de actividades si cuentan con el necesario acompañamiento", añade.
Laboral y sanitaria
Dos acuerdos pioneros, que se presentarán en Santiago el próximo miércoles, ayudarán a la inclusión laboral y sanitaria de este colectivo. El primero de ellos es un programa que desarrollarán entre la Federación Autismo Galicia y la Facultad de Enfermería de la Universidade de Santiago para formar y sensibilizar a los estudiantes del grado de enfermería y los usuarios del Centro de Día de Villestro de ASPANAES. Con este trabajo conjunto, se pretende fomentar la familiarización entre los profesionales sanitarios y los pacientes con TEA para facilitar así su paso por los centros de salud, un lugar que suele resultar estresante y confuso para las personas con autismo.
Por otra parte, Autismo Galicia presentará el programa de formación en habilidades sociolaborales, que tiene como objetivo ayudar a las personas con TEA a desarrollar sus capacidades organizativas y sociales de cara a su inclusión en una empresa ordinaria.
Entre los actos programados para celebrar este día de la concienciación social sobre el autismo, en Vigo, la Fundación Menela, una entidad sin ánimo de lucro que trabaja en la ciudad con 90 usuarios de todas las edades, prepara un acto donde niños y adultos se convertirán en los verdaderos protagonistas. En el acto, que tendrá lugar el 2 de abril en el Auditorio del Concello de Vigo (12.00 horas), los niños leerán el manifiesto de la Organización Mundial do Autismo (OMA) y elaborarán un puzzle gigante. Además, actuará la Orquestra Castro Navás, formada por usuarios adultos del centro.
"Farodevigo.es"

lunes, 25 de marzo de 2013

¡¡¡Feliz Cumpleaños, Julia!!! (M.A.M)

El 25 de marzo de 1998, a las siete de la tarde, nació mi hermosa y preciosa niña, Julia.

No solicité la anestesia epidural porque, desde un principio quise sentir todo el dolor que supone un parto y, de esa manera, colaborar con más intensidad.

El embarazo de Julia fue una de las experiencias más maravillosas que haya podido vivir y  
parto, el punto culmen: nadie que no haya sido madre puede comprender la catarata de emociones que supone el nacimiento de un hijo, más si ha sido deseado y buscado como fue mi caso.

Hoy es, por tanto el cumpleaños de mi hija.

Me hubiese gustado un parto más natural, sin intervención médica. El dolor es intenso pero muy llevadero. Sin embargo,  cuando te llevan a la sala de dilatación te administran por vía intravenosa una horomona aceleradora de las contracciones: la oxitocina.

Tras alcanzar los 10 cms, de dilatación, me llevaron al quirófano y a las 7 de la tarde, tras el primer y único empujón, nacía Julia.

La depositaron inmediatamente sobre mi pecho y fueron los segundos más felices de mi vida: estaba limpísima y era...¡tan guapa!. Entre lághrimas musité "eres mi niña" y, tras abrir los ojos, levantó su cabeza y nuestras miradas se cruzaron...¡fue un momento tan mágico! 

Hoy no quiero hablar del Trastorno de Espectro Autista no oral.

Soólo deseo que mi hija sea feliz, muy feliz... que disponga de salud y que gane en autonomía para no depender de nosotros.





Os dejo con el poema de Juan Gpytisolo, un verdadero regalo para los sentidos

    PALABRAS PARA JULIA
Tú no puedes volver atrás

porque la vida ya te empuja

como un aullido interminable.
Hija mía es mejor vivir

con la alegría de los hombres

que llorar ante el muro ciego.
  Te sentirás acorralada

te sentirás perdida o sola

tal vez querrás no haber nacido.
  Yo sé muy bien que te dirán

que la vida no tiene objeto

que es un asunto desgraciado.
  Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí


pensando en ti como ahora pienso.
  La vida es bella, ya verás

como a pesar de los pesares
tendrás amigos, tendrás amor.

  Un hombre solo, una mujer

así tomados, de uno en uno
son como polvo, no son nada.
  Pero yo cuando te hablo a ti

cuando te escribo estas palabras

pienso también en otra gente.
  Tu destino está en los demás

tu futuro es tu propia vida

tu dignidad es la de todos.
  Otros esperan que resistas

que les ayude tu alegría

tu canción entre sus canciones.
  Entonces siempre acuérdate

de lo que un día yo escribí

pensando en ti

como ahora pienso.
  Nunca te entregues ni te apartes

junto al camino, nunca digas

no puedo más y aquí me quedo.

  La vida es bella, tú verás

como a pesar de los pesares
tendrás amor, tendrás amigos.
  Por lo demás no hay elección

y este mundo tal como es

será todo tu patrimonio.
  Perdóname no sé decirte

nada más pero tú comprende


que yo aún estoy en el camino.
  Y siempre siempre acuérdate

de lo que un día yo escribí

pensando en ti como ahora pienso.

autógrafo
José Agustín Goytisolo

jueves, 7 de marzo de 2013

Concienciar sobre el autismo a través de la simulación

Auti-Sim permite recrear la experiencia real de un niño autista en un parque infantil, a partir de una incomodidad sensorial.

Podemos encontrar una amplia lista de referencias y aplicaciones destinadas a ayudar a los niños autistas, pero seguro que ninguna de ellas tendrá las particularidades de Auti-Sim. Y es que, para empezar, este videojuego ha sido desarrollado por un usuario, bajo el nombre de Taykad, en menos de doce horas, y en una reunión de programadores de software colaborativo dentro de la Hacking Health Vancouver 2013.

Auti-Sim ha sido diseñado como un simulador que intenta reproducir la propia percepción de la realidad de un niño autista en un parque infantil. Desde luego, y como ha apuntado el propio creador, Auti-Sim  se presenta como una aproximación para tratar de concienciar sobre el grave trastorno que padecen los niños autistas.

Los controles de Auti-Sim son sencillos ya que los movimientos del personaje son parecidos a los de un típico videojuego de disparos. Las teclas controlan el movimiento y el ratón  sirve para mirar lo que hay en el entorno del parque. Aunque, aquí no se trata de alcanzar objetivos y superar la puntuación, sino que simplemente consiste en experimentar la sensibilidad de un niño autista. Y para ello se genera una molestia sensorial para acercarse lo máximo posible a una experiencia real.

Los creadores de Auti-Sim ya han adelantado que siguen desarrollando el videojuego con la idea de convertirlo en una herramienta eficaz para generar empatía y compresión por parte de la sociedad. El curioso videojuego está disponible en la página www.kongregate.com o bien en http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=DwS-qm8hUxc

miércoles, 6 de marzo de 2013

El ácido fólico: una vitamina que reduce la incidencia del autismo


¡En fin!...más de lo mismo. Tanto durante el embarazo de Julia como durante el embarazo de Celia tomé, en las dosis recomendadas por mi tocólogo, ácido fólico. Julia tiene autismo...Celia no tiene autismo.

Sigo pensando que todas las investigaciones que se están realizando sobre el autismo no son más que "palos de ciego".

El autismo debería estar incluída entre las "enfermedades raras" porque, a pesar de la elevada incidencia que tiene en la sociedad actual, a día de hoy solamente se conoce la punta del gran iceberg.

Cada niño es un caso en sí mismo...es por eso que el gran iceberg permanece bajo el océano de la ignorancia.







Las mujeres que toman suplementos de ácido fólico cuatro semanas antes de quedar embarazadas y durante los dos primeros meses de la gestación podrían reducir hasta 40% las probabilidades de que sus hijos desarrollen autismo.

Así lo señala un estudio publicado en la revista Journal of the American Medical Association, en su edición del 13 de febrero de 2013.
Los trastornos del espectro autista (TEA) incluyen un grupo de alteraciones complejas del desarrollo neurológico que pueden causar problemas de socialización, dificultades del lenguaje, la comunicación y patrones restringidos, repetitivos y esteriotipados de comportamiento, además de perturbaciones de la conducta alimentaria.
El trastorno autista, también conocido como autismo clásico, representa la forma más grave de las afecciones del espectro, mientras que las condiciones más leves incluyen el síndrome de Asperger y el trastorno generalizado del desarrollo no especificado (“Pervasive Developmental Disorder not otherwise specified” o PDD-NOS) también llamado autismo atípico.
Los trastornos del espectro autista pueden presentarse en todos los grupos étnicos y socioeconómicos. Los varones tienen cuatro veces más probabilidades de presentar alguna de estas afecciones, en comparación con las niñas.
El último reporte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) estima que 1 de cada 88 niños en los EE.UU. desarrollará alguna de las condiciones del espectro autista, y, según los expertos, esta prevalencia tiene una tendencia al alza.
Aun cuando el papel etiológico de los genes en el autismo ha sido ampliamente aceptado, investigaciones recientes sugieren que otros factores como la edad de los padres, la exposición prenatal a ciertos medicamentos, drogas e infecciones podrían estar asociados al aumento de la incidencia de esta afección.
Por ejemplo, se ha observado en estudios realizados en gemelos idénticos, aquellos que presentan el mismo genoma, una concordancia menor de 100% en el desarrollo de la afección. En otras palabras, uno de los gemelos podría desarrollar el trastorno autista, mientras que el otro podría no presentar síntomas de la enfermedad, lo cual sugiere múltiples interacciones entre los genes y los factores ambientales.
Debido al gran interés que ha despertado la investigación de los factores de riesgo prenatal en el desarrollo de los trastornos del espectro autista, un grupo de investigadores del departamento de epidemiología del Instituto de Salud Pública de Oslo, en Noruega, les hicieron seguimiento a 85.176 niños nacidos entre 2002 y 2008 y a sus madres.
Los autores estudiaron a las mujeres que ingerían suplementos de ácido fólico, a una dosis entre 200 y 400 microgramos por día, desde 4 semanas antes de quedar embarazadas hasta 8 semanas después de la concepción, con la finalidad de evaluar la incidencia de trastornos del espectro autista en sus hijos. Al finalizar el período de observación en 2012, los niños tenían una edad promedio de 6.4 años.
Durante un promedio de seis años de seguimiento, 270 niños fueron diagnosticados con trastornos del espectro autista, de los cuales 114 presentaron autismo, 56 desarrollaron síndrome de Asperger y 100 fueron incluidos en la categoría de trastorno generalizado del desarrollo no especificado.
La incidencia de autismo fue de 0,21% entre los hijos de las madres que no habían tomado ácido fólico, cuatro semanas antes de su embarazo y en las primeras ocho de la gestación. En cambio, los niños de las madres que habían ingerido los suplementos, durante ese período de tiempo, la incidencia del trastorno autista se redujo a 0,10%, lo cual equivale, aproximadamente, a 40% de disminución del riesgo de desarrollar la enfermedad.
Las mujeres que comenzaron a ingerir el ácido fólico después del primer trimestre de gestación no presentaron reducción del riesgo de desarrollar autismo.
Los investigadores observaron que la mayoría de las mujeres que tomaron los suplementos de ácido fólico, durante el período de tiempo recomendado, eran primerizas, tenían un nivel de instrucción media y superior, un índice de masa corporal normal antes del inicio del embarazo y no fumaban.
Por lo tanto, en vista de que la mayoría de estas mujeres tenían un estilo de vida saludable, los investigadores tomaron en cuenta otros factores de la dieta que podrían causar confusión en el análisis estadístico como el consumo de suplementos de aceite de pescado, pero no encontraron asociación entre su ingesta y la reducción del riesgo de autismo.
Por otra parte, los autores no observaron asociación entre el consumo de suplementos de ácido fólico y el riesgo de desarrollar trastornos generalizados del desarrollo no especificado. En cuanto al síndrome de Asperger, el número de casos fue muy pequeño y no permitió reportar resultados significativos.
Una intervención eficiente y económica
El ácido fólico es la versión sintética de la vitamina B9 también llamada folato, que se encuentra en varios vegetales como la espinaca, el brócoli, la coliflor, los espárragos, el repollo, algunas leguminosas como las arvejas y las lentejas, y otros alimentos como la leche, la yema del huevo, la naranja y la papaya.
Por ejemplo, una taza de espinaca cocida sin grasas añadidas tiene 261 microgramos de folato, lo cual representa 65% del porcentaje del valor diario recomendado (RID).Una taza de lentejas cocidas sin grasas añadidas tiene 344 microgramos, 86% del RID, mientras que una taza de arvejas tiene 101 microgramos, 25% del RID. Una naranja contiene 39 microgramos, 10% del RID.
El organismo de los humanos no almacena esta vitamina, por lo tanto hay que ingerirla diariamente. El ácido fólico es un factor clave en la producción y reparación del ADN, igualmente, influye en la división, crecimiento y mantenimiento de las células. Estos mecanismos de acción, según los autores, podrían explicar el efecto protector del ácido fólico en la reducción de la incidencia de autismo.
Estudios previos han demostrado que el folato juega un papel importante en la prevención de los defectos que se producen en las etapas tempranas del desarrollo del tubo neural del feto como por ejemplo: la espina bífida, una malformación que ocurre cuando la columna vertebral del feto no se cierra completamente durante el primer mes de embarazo y la anencefalia, que es la ausencia parcial o total del cerebro, cráneo, y cuero cabelludo.
Es importante recordar que el efecto protector del ácido fólico solo ocurre en las primeras semanas del embarazo.
El estudio que nos ocupa fue realizado en Noruega, donde no existe una ley que obligue a enriquecer ciertos alimentos con ácido fólico. En cambio, en los EE.UU. los granos, cereales, panes y otros productos de la dieta se complementan con esta vitamina desde 1998, después de que varios estudios demostraron que su deficiencia podría aumentar el riesgo de problemas neurológico en los recién nacidos.
Sin embargo, a pesar de que algunos alimentos están fortificados con ácido fólico, las mujeres, usualmente, no obtienen suficiente cantidad de la vitamina, aun cuando consuman una dieta balanceada, ya que, según los autores, solo se absorbe alrededor de la mitad del folato ingerido.
El ácido fólico no es “una píldora mágica”, alertan los expertos. El hecho de que el número de casos de autismo se haya disparado, en las últimas décadas, en muchos países del mundo, muestra la complejidad de las causas de este trastorno, en las que convergen e interactúan factores genéticos y del medio ambiente.
Aun cuando la asociación entre el consumo de ácido fólico y la reducción del riesgo de desarrollar autismo fue muy significativa, el estudio no establece una relación causal.
Igualmente, el editorial que acompaña el estudio señala que “el potencial del suplemento de ácido fólico para reducir el riesgo del trastorno autista es alentador y debería ser confirmado en otras poblaciones”.
Los hallazgos de este estudio plantean una alternativa sencilla, económica y no tóxica que podría reducir el riesgo de desarrollar autismo. Por lo tanto, todas aquellas mujeres que estén considerando quedar embarazadas deberían consumir una dieta balanceada, disminuir la ingesta de alimentos procesados, realizar ejercicio, mantener un peso adecuado, no fumar y comenzar a ingerir suplementos de ácido fólico, al menos, un mes antes de la concepción y continuar su consumo, durante el embarazo, de acuerdo con las indicaciones del obstetra.
Las mujeres que toman suplementos de ácido fólico cuatro semanas antes de quedar embarazadas y durante los dos primeros meses de la gestación podrían reducir hasta 40% las probabilidades de que sus hijos desarrollen autismo.

Así lo señala un estudio publicado en la revista Journal of the American Medical Association, en su edición del 13 de febrero de 2013.
Los trastornos del espectro autista (TEA) incluyen un grupo de alteraciones complejas del desarrollo neurológico que pueden causar problemas de socialización, dificultades del lenguaje, la comunicación y patrones restringidos, repetitivos y esteriotipados de comportamiento, además de perturbaciones de la conducta alimentaria.
El trastorno autista, también conocido como autismo clásico, representa la forma más grave de las afecciones del espectro, mientras que las condiciones más leves incluyen el síndrome de Asperger y el trastorno generalizado del desarrollo no especificado (“Pervasive Developmental Disorder not otherwise specified” o PDD-NOS) también llamado autismo atípico.
Los trastornos del espectro autista pueden presentarse en todos los grupos étnicos y socioeconómicos. Los varones tienen cuatro veces más probabilidades de presentar alguna de estas afecciones, en comparación con las niñas.
El último reporte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) estima que 1 de cada 88 niños en los EE.UU. desarrollará alguna de las condiciones del espectro autista, y, según los expertos, esta prevalencia tiene una tendencia al alza.
Aun cuando el papel etiológico de los genes en el autismo ha sido ampliamente aceptado, investigaciones recientes sugieren que otros factores como la edad de los padres, la exposición prenatal a ciertos medicamentos, drogas e infecciones podrían estar asociados al aumento de la incidencia de esta afección.
Por ejemplo, se ha observado en estudios realizados en gemelos idénticos, aquellos que presentan el mismo genoma, una concordancia menor de 100% en el desarrollo de la afección. En otras palabras, uno de los gemelos podría desarrollar el trastorno autista, mientras que el otro podría no presentar síntomas de la enfermedad, lo cual sugiere múltiples interacciones entre los genes y los factores ambientales.
Debido al gran interés que ha despertado la investigación de los factores de riesgo prenatal en el desarrollo de los trastornos del espectro autista, un grupo de investigadores del departamento de epidemiología del Instituto de Salud Pública de Oslo, en Noruega, les hicieron seguimiento a 85.176 niños nacidos entre 2002 y 2008 y a sus madres.
Los autores estudiaron a las mujeres que ingerían suplementos de ácido fólico, a una dosis entre 200 y 400 microgramos por día, desde 4 semanas antes de quedar embarazadas hasta 8 semanas después de la concepción, con la finalidad de evaluar la incidencia de trastornos del espectro autista en sus hijos. Al finalizar el período de observación en 2012, los niños tenían una edad promedio de 6.4 años.
Durante un promedio de seis años de seguimiento, 270 niños fueron diagnosticados con trastornos del espectro autista, de los cuales 114 presentaron autismo, 56 desarrollaron síndrome de Asperger y 100 fueron incluidos en la categoría de trastorno generalizado del desarrollo no especificado.
La incidencia de autismo fue de 0,21% entre los hijos de las madres que no habían tomado ácido fólico, cuatro semanas antes de su embarazo y en las primeras ocho de la gestación. En cambio, los niños de las madres que habían ingerido los suplementos, durante ese período de tiempo, la incidencia del trastorno autista se redujo a 0,10%, lo cual equivale, aproximadamente, a 40% de disminución del riesgo de desarrollar la enfermedad.
Las mujeres que comenzaron a ingerir el ácido fólico después del primer trimestre de gestación no presentaron reducción del riesgo de desarrollar autismo.
Los investigadores observaron que la mayoría de las mujeres que tomaron los suplementos de ácido fólico, durante el período de tiempo recomendado, eran primerizas, tenían un nivel de instrucción media y superior, un índice de masa corporal normal antes del inicio del embarazo y no fumaban.
Por lo tanto, en vista de que la mayoría de estas mujeres tenían un estilo de vida saludable, los investigadores tomaron en cuenta otros factores de la dieta que podrían causar confusión en el análisis estadístico como el consumo de suplementos de aceite de pescado, pero no encontraron asociación entre su ingesta y la reducción del riesgo de autismo.
Por otra parte, los autores no observaron asociación entre el consumo de suplementos de ácido fólico y el riesgo de desarrollar trastornos generalizados del desarrollo no especificado. En cuanto al síndrome de Asperger, el número de casos fue muy pequeño y no permitió reportar resultados significativos.
Una intervención eficiente y económica
El ácido fólico es la versión sintética de la vitamina B9 también llamada folato, que se encuentra en varios vegetales como la espinaca, el brócoli, la coliflor, los espárragos, el repollo, algunas leguminosas como las arvejas y las lentejas, y otros alimentos como la leche, la yema del huevo, la naranja y la papaya.
Por ejemplo, una taza de espinaca cocida sin grasas añadidas tiene 261 microgramos de folato, lo cual representa 65% del porcentaje del valor diario recomendado (RID).Una taza de lentejas cocidas sin grasas añadidas tiene 344 microgramos, 86% del RID, mientras que una taza de arvejas tiene 101 microgramos, 25% del RID. Una naranja contiene 39 microgramos, 10% del RID.
El organismo de los humanos no almacena esta vitamina, por lo tanto hay que ingerirla diariamente. El ácido fólico es un factor clave en la producción y reparación del ADN, igualmente, influye en la división, crecimiento y mantenimiento de las células. Estos mecanismos de acción, según los autores, podrían explicar el efecto protector del ácido fólico en la reducción de la incidencia de autismo.
Estudios previos han demostrado que el folato juega un papel importante en la prevención de los defectos que se producen en las etapas tempranas del desarrollo del tubo neural del feto como por ejemplo: la espina bífida, una malformación que ocurre cuando la columna vertebral del feto no se cierra completamente durante el primer mes de embarazo y la anencefalia, que es la ausencia parcial o total del cerebro, cráneo, y cuero cabelludo.
Es importante recordar que el efecto protector del ácido fólico solo ocurre en las primeras semanas del embarazo.
El estudio que nos ocupa fue realizado en Noruega, donde no existe una ley que obligue a enriquecer ciertos alimentos con ácido fólico. En cambio, en los EE.UU. los granos, cereales, panes y otros productos de la dieta se complementan con esta vitamina desde 1998, después de que varios estudios demostraron que su deficiencia podría aumentar el riesgo de problemas neurológico en los recién nacidos.
Sin embargo, a pesar de que algunos alimentos están fortificados con ácido fólico, las mujeres, usualmente, no obtienen suficiente cantidad de la vitamina, aun cuando consuman una dieta balanceada, ya que, según los autores, solo se absorbe alrededor de la mitad del folato ingerido.
El ácido fólico no es “una píldora mágica”, alertan los expertos. El hecho de que el número de casos de autismo se haya disparado, en las últimas décadas, en muchos países del mundo, muestra la complejidad de las causas de este trastorno, en las que convergen e interactúan factores genéticos y del medio ambiente.
Aun cuando la asociación entre el consumo de ácido fólico y la reducción del riesgo de desarrollar autismo fue muy significativa, el estudio no establece una relación causal.
Igualmente, el editorial que acompaña el estudio señala que “el potencial del suplemento de ácido fólico para reducir el riesgo del trastorno autista es alentador y debería ser confirmado en otras poblaciones”.
Los hallazgos de este estudio plantean una alternativa sencilla, económica y no tóxica que podría reducir el riesgo de desarrollar autismo. Por lo tanto, todas aquellas mujeres que estén considerando quedar embarazadas deberían consumir una dieta balanceada, disminuir la ingesta de alimentos procesados, realizar ejercicio, mantener un peso adecuado, no fumar y comenzar a ingerir suplementos de ácido fólico, al menos, un mes antes de la concepción y continuar su consumo, durante el embarazo, de acuerdo con las indicaciones del obstetra.