Julia corriendo en plena naturaleza es ¡¡¡feliz!!!...
Mi hija Julia tiene 19 años y crece paralelamente al blog que inspiró, por eso anualmente anoto cada cambio de edad.
Tiene Autismo "no verbal".
Usted es gord@, usted es calv@, usted es alt@, usted es baj@; usted lleva gafas; usted utiliza bastón...Tú tienes acné, tú estás en pleno estirón, a tí te está cambiando la voz...
¿Es mi mirada lastimera, reprobatoria o de conmiseración?... ¿Acaso cuchicheo ante tu poblada cara llena de granos o tu atiplada voz o miro, con atención, el bastón que usted usa para caminar?... Pues no miren así a mi hija, no se lo merece y yo tampoco.

lunes, 28 de enero de 2013

Cómo actuar ante un trastorno de TDAH


Protocolos de actuación, orientación, costumbres adquiridas... un exhaustivo control del trastorno por déficit de atención con herramientas profesionales,
Niño TDAH, pizcadevida
Similar en la mayoría de comunidades para el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, la Región de Murcia cuenta con un protocolo de actuación que, editado en 2008 por la Consejería de Educación, Formación y Empleo, y utilizado en los colegios e institutos de la región, contempla las actuaciones y pautas que ha de seguir el profesorado ante un posible caso de TDAH. Así, pueden ser los propios profesores los que se den cuenta de un comportamiento necesario de evaluar y, previo informe y entrevista con los padres, deriven al menor a su pediatra habitual. El niño, dentro de escena en todo momento, también se somete a análisis psicopedagógicos, médicos y psicológicos para descartar otros posibles factores que puedan influir en su comportamiento.

Primeros pasos


Una vez recibido el diagnóstico y en función de las características del TDAH del menor, se establecerán las terapias cognitivo-conductuales y farmacológicas que fueran necesarias. Mediante este tratamiento combinado, se logra un aumento de la reflexión y un descenso de la impulsividad en el niño que le ayudará a conseguir sus objetivos en el día a día.
También es de vital importancia la comunicación fluida con el menor, haciéndole saber su afección por TDAH, algo que se recomienda transmitir con la ayuda de un especialista médico. De este modo, el niño podrá entender mejor lo que le sucede y dejará de frustrarse y de pensar que es “malo”, algo muy común en los menores con este trastorno.


Pautas a seguir en casa

A los afectados con TDAH les cuesta terminar o centrarse en actividades que son mecánicas para el resto porque las funciones ejecutivas de su cerebro se encuentran distorsionadas, así como su concepción del tiempo.
Para evitar esto, lo ideal es ayudar al niño facilitándole los pasos que ha de seguir de uno en uno (recoger el baño: primero las toallas, después la ropa sucia, etc.), instrucciones que debemos darle con contacto ocular, o delegando en él responsabilidades que pueda asumir y que le atraigan, pues de lo contrario provocará un efecto negativo de frustración. Los deportes con entrenador como las artes marciales o la natación son altamente recomendables en estos casos, ya que proveen al menor de habilidades comunicativas y de atención de las que carecen.
Las autoinstrucciones (1º observo, 2º qué tengo que hacer, 3º cómo lo hago, etc.) también tiene vital importancia para estos niños ya que les ayuda a pensar y establece unos mecanismos para afrontar actividades cotidianas que de otro modo les resultarían más complicadas. También cobra especial importancia la forma de dirigirnos a ellos, algo que se debe hacer teniendo en cuenta sus fortalezas y debilidades, explicándoles qué es o no negociable en sus deberes y preparándoles ante situaciones, como cumpleaños u otros actos sociales, que rompan su rutina.

Niños especiales

Sobre todo, los padres no deben olvidar que sus hijos con TDAH tienen multitud de cualidades entre las que destacan aptitudes no rencorosas, espontáneas, colaborativas, entregadas o expresivas que, con la terapia adecuada para ayudarles con su problema, harán su vida tan especial como la de cualquier otro niño de su edad. Lo único que necesitan sonestímulos positivos y normas que les ayuden a manejarse ante su falta de habilidades sociales, huyendo de castigos o enfados que, lejos de erradicar determinado comportamiento, conllevan frustración y estrés para el menor. Siempre son preferibles otros sistemas educativos como el de puntos, con el que aumentan su autoestima y consiguen objetivos que les agradan.

Ayuda para los padres

Tener un hijo con TDAH abre un abanico de preguntas y miedos que los padres han de solucionar para poder tratar de manera adecuada al menor. Esta ayuda la encontrarán en asociaciones como ADAIH en Murcia, especializadas en el trastorno TDAH y que ofrecen a los padres, además de terapia para los menores, distintas herramientas para que ellos puedaneducar a los hijos que sufran este problema. Aquí los progenitores también encontrarán ayuda para solucionar el estrés y la frustración que la familia soporta en la mayoría de los casos.


sábado, 26 de enero de 2013

Fundación Orange facilita herramientas online para personas con autismo

FUNDACIÓN ORANGE LLEVA A ESPAÑA ZAC BROWSER GOLD Y ZAC PICTO, DOS HERRAMIENTAS MULTIMEDIA GRATUITAS PARA PERSONAS CON AUTISMO



25/01/2013 11:02:13 La Fundación Orange ha hecho posible que los programas multimedia Zac Picto y Zac Browser Gold estén disponibles en castellano, abriendo así una nueva ventana a herramientas tecnológicas desarrolladas para personas con trastornos del espectro del autismo (TEA). Ambos programas se pueden descargar de forma gratuita y están destinados tanto para el uso directo por parte de personas con autismo como por su entorno: padres, profesionales, etc.
Zac Picto y Zac Browser Gold han sido desarrollados por People CD, empresa dirigida por John LeSieur. John es conocido como “el abuelo informático”, ya que tras conocer que su nieto Zackary tenía autismo reorientó su carrera profesional en el campo de la informática y la enfocó en desarrollar aplicaciones para, a través de la tecnología, facilitar la vida a las personas que tienen este trastorno y a quienes les rodean. De este modo creó el famoso navegador Zac Browser, que cuenta ya con más de tres millones de usuarios en todo el mundo. Tal y como explica el propio John LeSieur, tengo un pequeño secreto y es que me casé con una persona 12 años mayor que yo y mi nieto me presentó al mundo del autismo, un mundo que es maravilloso… Adoro las tecnologías y el autismo cambió radicalmente el camino que seguía. No iba a crear una aplicación sobre el autismo, pero desarrollé un software (Zac Browser), específico para mi nieto Zackary, que resultó tan poderoso que lo compartimos con el resto del mundo.
Zac Browser Gold es la versión 2.0 de este navegador y presenta un sinfín de actividades online a las que acceder de una forma sencilla y visual. Por su parte, Zac Picto es una solución multimedia todo en uno basada en pictogramas y diseñada para ayudar a padres, profesionales, terapeutas y, en definitiva, el entorno o grupo de apoyo que rodea a las personas con autismo.

viernes, 25 de enero de 2013

Beneficios de la danza para personas con autismo


El baile es un instrumento útil para el progreso del niño con diversidad funcional porque desarrollará capacidades.
24 ene, 2013 | Los niños con autismo son como cualquier otro. Andar enérgicos es característico en ellos y por eso sus padres deben buscar formas de que drenen esa fuerza que los embarga, una de las maneras más efectivas es el baile.
A la mayoría de los niños con autismo, desde pequeños los divierte moverse al compás de la música, algo que se debe promover en lo posible, una vez conocidos los beneficios del baile, señala la psicopedagoga Ana Rojas.
A los jóvenes con autismo les agrada asistir a clases de danza debido a que pueden socializar y ejercitarse.
Foto: ARCHIVO
El baile es una herramienta útil para el progreso del niño con diversidad funcional ya que   desarrollará capacidades desde muy joven a través del efectivo proceso de enseñanza y aprendizaje, desarrollando salud física y psicológica, comodidad con su cuerpo, autoestima y herramientas sociales.
Otro de los beneficios de esta práctica es que se imitan los pasos del instructor de baile, lo que ejercita la atención del niño con autismo.
“Este tipo de niños por la condición con que nacieron se les dificulta prestar atención. En el baile se deben repetir pasos y posturas. Es inevitable para ellos tener que fijarse en cuáles son los pasos que se emplean”, dice Rojas.
Salud
La danza facilita la circulación de la sangre y el tono de la piel, aumenta el tono y capacidad musculares en gran medida, favorece la eliminación de grasas, ayuda a combatir el sobrepeso y la obesidad en todos los casos.
“Las niñas con autismo no suelen ser amantes de los deportes, ellas tienden a copiar patrones femeninos de sus madres. A ellas no las convencen los deportes y sienten cierto rechazo porque lo asocian con actividades de varón. Una buena herramienta para que se ejerciten es la danza, inscribirlas en flamenco, ballet, jazz, tap, joropo, pues resulta beneficioso para su salud”.
Socialización
Otro de los beneficios del baile en los niños con autismo es que desarrollan factores sociales emotivos. Esta actividad los puede ayudar a superar la timidez, a hacer amigos, a desinhibirse y ser espontáneos, liberar tensiones y miedos, fomentando fuertemente la confianza en sí mismos. “Cuando los niños con autismo asisten a clases de danza, uno de los casos que más los prenda es relacionarse con otras personas y sobre todo hacer amigos”.

ESTUDIO PUBLICADO EN LA REVISTA 'NEURON' "Un 5% de riesgo de autismo está relacionado con mutaciones heredadas que interrumpen las funciones de los genes"


   Los resultados de dos nuevos estudios publicados este miércoles en la revista 'Neuron' sugieren que un 5 por ciento de riesgo de padecer autismo está relacionado con mutaciones heredadas que interrumpen completamente las funciones de los genes.

   "Desde hace tiempo se sabe que el autismo es un trastorno hereditario y que en algunos casos parecen darse en familias. Nuestros estudios son los primeros en comenzar a abordar este componente hereditario", afirma el doctor Christopher Walsh, del Hospital de Niños de Boston (Estados Unidos) y principal autor de uno de los informes.

   Ambos grupos secuenciaron la porción del genoma que codifica las proteínas, también conocido como el exoma, en individuos con autismo, sus familiares y los controles. En un estudio, los investigadores se centraron en mutaciones raras que abolen completamente la función de genes particulares y, por lo tanto, la expresión de una proteína.

   "Hemos utilizado las nuevas tecnologías de secuenciación genómica para descubrir un componente de autismo que puede atribuirse a la herencia recesiva, es decir, cuando un niño hereda dos copias rotas de un mismo gen, una de cada padre o madre que es portadora", explica el autor principal, el doctor Mark Daly, del Hospital General de Massachusetts y el Instituto Broad.

   Al igual que el doctor Daly y sus colegas, el doctor Walsh y su equipo identificaron y caracterizaron los casos de autismo, debido a la herencia de la mutación en dos genes, uno de cada padre. En este trabajo, sin embargo, los investigadores encontraron que la pérdida parcial de la función, no sólo la ausencia completa de un gen de función, está asociada con trastornos del espectro autista.

   Así, se identificaron varios genes, como los que participan en las vías neurometabólicas, que no estaban asociados anteriormente con riesgo de autismo, y se reveló una variabilidad notable de la gravedad del autismo a pesar de la herencia de mutaciones genéticas similares.

   "Estos dos estudios establecen firmemente que las mutaciones recesivas contribuyen de manera importante al autismo, y no sólo en las poblaciones especializadas, sino en la población en general", dice uno de los autores, el doctor Timothy Yu, del Hospital de Niños de Boston.

   Con el trabajo de seguimiento, la identificación de los genes diferentes que están en silencio o parcialmente desactivados en los casos de autismo se pueden descubrir pistas importantes para entender la biología subyacente de los trastornos del espectro autista y, potencialmente, ayudar a generar nuevos tratamientos.

jueves, 17 de enero de 2013

«El autismo es incurable porque se diagnostica tarde». Juan Larbán, psiquiatra


Juan Larbán.Juan Larbán. 
El presidente de la Asociación para la Docencia e Investigación en Salud Mental (Adisamef) acaba de publicar, a sus 67 años, su primer libro escrito en solitario: ´Vivir con el autismo, una experiencia relacional. Guía para cuidadores´, en el que asegura que el autismo es reversible si se trata antes de los tres años. Prepara ya la segunda parte, un manual más extenso y detallado para profesionales.
¿De dónde surge este libro?
Hace tiempo que intento comprender por qué cuando el cachorro humano necesita tanto un entorno cuidador, estable y seguro que lo críe, los que sufren autismo rechazan lo más importante, la relación emocional con su cuidador. La evita. Al precio de menoscabar su desarrollo como persona si no se interviene de forma precoz.
¿Ha llegado a una conclusión?
Sí, hoy día en la genética y en la medicina se está anclado en las teorías mendelianas, se busca un gen culpable de una enfermedad. Esto ha dado frutos durante un tiempo en enfermedades ligadas con el autismo secundario, pero el porcentaje de trastornos autísticos que tienen que ver con lo genético es muy reducido. Lo que se sabe ahora, desde el 54, es que tenemos un capital genético al nacer y que ese capital genético se exprese en positivo o negativo depende del entorno cuidador y el estilo de vida.
¿Eso no es culpar a los padres?
No. El entorno cuidador es la familia, los profesionales, las instituciones y la sociedad. Los profesionales son tan responsables como los padres. Es más, a veces los padres detectan en sus hijos trastornos del desarrollo antes del año, van al pediatra y les dice que esperen. Eso es gravísimo. No les atienden adecuadamente porque, ya de partida, no hay una especialidad en psiquiatría infantil y juvenil.
¿Aquí están bien atendidos?
No, faltan profesionales, un psiquiatra como mínimo, y no hay una formación suficiente para tratar y detectar precozmente el autismo. Si se dice que el autismo es incurable no es porque no sea un proceso reversible es porque al diagnosticar y tratar muy tarde, a los 5 años, es mucho más complicado revertir el problema. Si tratas antes de los tres años, cuanto más pronto mejor, aún es reversible. Le aseguramos al niño un porvenir de niño normal.
¿Qué debe hacer saltar las alarmas a los padres?
A los tres meses un indicador importante es la falta de la sonrisa intencional. El bebé, a partir de las seis semanas, es capaz de hacer un gesto a la madre, la madre se lo devuelve y se genera el primer diálogo no verbal. Si no tiene esa sonrisa a las seis semanas es un peligro, a los tres meses es inquietante. Si el niño también rechaza la comunicación con la mirada y con el cuerpo, si duerme mucho, el profesional de primera atención debería derivarlo a un especialista y empezar medidas terapéuticas de interacción de padres y bebé.
¿Ese niño, tratado desde bebé, puede llegar a ser normal?
Sí, en el libro describo casos muy ilustrativos. En la portada aparece un bebé, Guillermo, que empezamos a tratar a los dos meses y medio. A los 7 meses ya hacía un gesto que no hace ningún niño autista, reclamar que le cojan en brazos, y a los 31 meses era un niño encantador, precioso y normal. En el libro hay otro caso, Eva, una bebé de diez meses en tratamiento hasta los 8 años que es una niña normal.
Si el médico no hace caso a los padres, ¿qué deben hacer?
El problema es que dudan. Ven que algo no va bien, pero están deseando que les digan que todo está bien. Tras el coraje que han necesitado para dar el paso, la mayoría, si les dicen que esperen, lo hace. Solo en contadas ocasiones siguen. El problema en España es que si se hace una detección precoz ¿cómo se sigue? No hay profesionales suficientemente formados.
Dice que la mayoría de casos se diagnostican tarde. Si el niño tiene ya cinco años, ¿qué posibilidades hay de mejora?
Si se trata adecuadamente siempre hay mejoría, pero es difícil que lleve una vida normal. Cuanto más tarde más se acumulan los déficits. Al no haber una relación no existe la capacidad de desarrollarte como sujeto por la identificación con el otro y construir tu personalidad. El niño se desarrolla en una especie de vacío de pensamientos y representaciones. Es pura sensación. Sobre esa base no hay aprendizaje ni desarrollo posible.
¿Se diagnostican más casos o realmente hay más?
„Las dos cosas. Hay más porque el medio en el que se desarrollan los niños no es el más adecuado para cubrir sus necesidades básicas, que no son materiales. Estamos empujando, por razones económicas y sociales, a nuestros retoños hacia una independencia precoz y prematura, delegando los cuidados en los profesionales. Un niño, para desarrollar un vínculo de apego seguro, necesita que haya alguien de confianza. Vamos en el sentido contrario. Predominan los intereses económicos y sociales sobre el de los pequeños. Se están generando problemas de salud mental y autismo y patologías adictivas.
Pero no se le puede pedir a la mujer que vuelva a quedarse en casa ni una familia puede permitirse perder un sueldo.
Tenemos que fijarnos en los países escandinavos donde hay una verdadera conciliación de la vida laboral y familiar. No se dice que la madre tiene que volver a casa, sino que la que quiera criar a sus hijos pueda hacerlo con ayudas de la Administración, reserva de plaza y la formación para reincorporarse.
Puede ser el padre, ¿no?
La función la ejerce quien es capaz de responder a las funciones necesarias para el bebé. Un profesional, una institución, el padre o los abuelos pueden hacer la función materna. Como una madre puede hacer la paterna.
¿Los niños que aparecen en el libro llevan una vida normal?
Guillermo y Eva, que se trataron precozmente, son niños normales. Los otros dos casos, diagnosticados más tarde, aún están en tratamiento. Uno de ellos llegó sin comunicarse y estaba todo el día agitando un cordel y ha mejorado. Los profesionales se plantearon cómo interactuar a través del cordel. Cogieron el otro lado de la cuerda, empezaron un tira y afloja. Al cabo de un tiempo, el niño lanzó la cuerda. De ahí se pasó a una pelota y se abrió una ventana a la comunicación. Ahora a través de lenguaje no verbal da mensajes significativos. Se agarra a los padres en momentos clave. Empezó tarde, se puede mejorar, pero habrá déficits irrecuperables.
¿Cómo lo llevan los padres?
No hay sufrimiento mayor que el de unos padres que esperan un hijo con todo el cariño del mundo, porque lo han deseado muchísimo, pero el niño se protege de la comunicación emocional. No rechaza al cuidador, rechaza el sufrimiento y el malestar. Es muy doloroso para unos padres pensar eso. Piensan que lo están haciendo mal, y no es eso.

(diariodeibiza.es)

miércoles, 16 de enero de 2013

La prevalencia de autismo, más alta que nunca. ( BBC Salud )


Un nuevo estudio en Estados Unidos revela que la prevalencia del trastorno del espectro autista es mucho más alta de lo que se pensaba.

Niño
Uno de cada 88 niños en Estados Unidos tiene un diagnóstico autista.

El estudio de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) reunió datos de niños diagnosticados con autismo de diversas comunidades y orígenes étnicos que en 2008 cumplieron 8 años.
Encontró que uno de cada 88 niños tiene alguno de los trastornos del espectro autista (TEA), que incluyen autismo, síndrome de Asperger y los llamados trastornos generalizados del desarrollo (TGD).
El anterior informe del CDC sobre prevalencia del autismo, basado en datos de niños que en 2002 cumplieron 8 años, mostró que 1 de cada 150 niños tenía algún trastorno autista.
Éste es un incremento de 78% en los últimos diez años, afirman los investigadores.
El estudio se centró específicamente en niños de 8 años porque la mayoría de los casos se diagnostican antes de cumplir esta edad.
Pero cada vez es más posible diagnosticar la enfermedad mucho más temprano.
Algunos estudios han mostrado que los primeros problemas conductuales vinculados al autismo pueden verse incluso desde los 6 meses de edad.
Los principales puntos del nuevo informe son:

Los niños tienen cinco veces más posibilidad de tener TEA que las niñas

Estudios pasados han demostrado que los varones tienen más riesgo de sufrir algún trastorno autista que las niñas.
Pero el nuevo estudio encontró que la prevalencia es más alta de la que se pensaba.
El informe encontró que uno de cada 54 niños ha sido diagnosticado con TEA.
Tal como señalan los autores, continúan llevándose a cabo investigaciones para entender por qué hay diferencias en la prevalencia entre varones y hembras.
"Y el conocimiento de que el trastorno es más común entre los niños nos puede ayudar a dirigir nuestra búsqueda de las causas", agregan.

Los mayores incrementos en TEA se vieron entre niños hispanos y negros

Tradicionalmente, las tasas de trastornos autistas han sido más altas entre niños de raza blanca y en países de altos ingresos.
El nuevo informe encontró que el aumento más alto en el número de niños autistas se vio entre los hispanos y los negros.

"Estamos trabajando en la búsqueda de los factores de riesgo y las causas para poder atender las crecientes necesidades de los individuos, familias y comunidades afectadas por los trastornos del espectro autista"
Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos

Desde 2002, el incremento en la prevalencia fue de 110% entre niños hispanos, 91% en niños negros y 70% en niños blancos.
Tal como señalan los investigadores, "sospechamos que esto se debe a los mejores métodos de chequeo y diagnóstico".
"Sin embargo, ese hallazgo explica sólo parte del incremento a través del tiempo, ya que ahora más niños están siendo identificados en todos los grupos raciales y étnicos", agregan.

Más niños reciben un diagnóstico a edades más tempranas

El estudio muestra un incremento en el número de niños que son diagnosticados con TEA antes de cumplir los 3 años de edad.
Pero la mayoría siguen recibiendo diagnósitcos después de cumplir los 4 años, principalmente los vinculados al TGD.
En promedio, dicen los autores, el diagnóstico es más temprano para los niños con trastorno autista (4 años), que para aquéllos con trastornos más ampliamente definidos dentro del espectro o los que sufren TGD (4 años y cinco meses).
Y el diagnóstico de los niños con Asperger surge aún más tarde (6 años y 3 meses).
Según los investigadores, "muchos niños no están siendo diagnosticados con TEA tan temprano como como debería ser".

La mayoría de los niños identificados con TEA no presentan discapacidad intelectual

El estudio revela que 62% de los niños diagnosticados con trastornos autistas no tienen un coeficiente intelectual de 70 o más (el límite considerado normal).
Pero se vieron aumentos en la prevalencia de TEA en todos los niveles de capacidad intelectual.

Conclusión

Todavía no se conocen las causas del TEA, aunque los expertos creen que puede ser una combinación de factores genéticos y ambientales.
Por lo tanto, no se sabe qué es lo que ha causado este incremento.
Tal como afirman los CDC, "para entender más sobre estos trastornos, necesitamos seguir acelerando nuestras investigaciones".
"Estamos trabajando en la búsqueda de los factores de riesgo y las causas para poder atender las crecientes necesidades de los individuos, familias y comunidades afectadas por los trastornos del espectro autista".

martes, 15 de enero de 2013

Las personas con autismo tienen deteriorada la coordinación de la actividad cerebral local


MADRID, 15 Ene. (EUROPA PRESS) -
   Un estudio del Centro Martinos de Imágenes Biomédicas en el Hospital General de Massachusetts (MGH) ha descubierto que la conectividad local funcional del cerebro (la medida en que la actividad del cerebro en una región pequeña parece ser coordinada) se reduce en las personas con trastorno del espectro autista (TEA). Aunque se ha reconocido desde hace varios años que la conectividad funcional entre las áreas separadas del cerebro se reduce en esta patología, se ha asumido que la conectividad funcional local fue en realidad mayor en los cerebros de las personas autistas.
   "La conectividad funcional refleja las conexiones que realmente juegan un papel en el tratamiento de la información en la corteza", dice Tal Kenet, del Centro Martinos y autor principal del estudio, publicado en la edición online de 'Proceedings of the National Academy of Sciences'. Y pone como ejemplo: "Imagine que el cerebro es como una orquesta. Cuando los violines se coordinan con las maderas y las trompetas con las violas, la orquesta tocará en armonía, que es una versión de conectividad funcional local de largo alcance"
Así, explica que lo que comúnmente se cree sobre el autismo es que la "orquesta" no tiene muy buena coordinación entre las secciones, pero que los "instrumentos" dentro de las secciones se coordinaron muy bien entre sí, como si estuvieran jugando su propia melodía independiente del resto de la orquesta. "Hemos encontrado que es todo lo contrario y que hasta el momento en las secciones están apagados. Es como si cada violín está jugando de forma independiente no sólo del resto de la orquesta, sino de todos los otros violines otros", resume.
   Debido a que las distancias involucradas en la comunicación entre neuronas cercanas o grupos de neuronas están en una escala de milímetros a centímetros, ha sido muy difícil de estudiar la conectividad local a través de métodos de imagen no invasivos.
El presente estudio se aprovechó de una muestra de actividad cerebral de anteriores estudios invasivos para reflejar la comunicación local, medida de lo que se llaman oscilaciones anidadas, que se producen cuando un aspecto de un ritmo particular del cerebro afecta a un aspecto diferente de otro ritmo cerebral.
En este caso se centraron en el acoplamiento de la fase de amplitud, en la que la fase de un ritmo de menor frecuencia cambia la amplitud de un ritmo de frecuencia más alta, medida por magnetoencefalografía (MEG), una técnica que detecta la ubicación, así como la temporización de la actividad cerebral con alta precisión.
   El equipo de investigación utilizó MEG para medir tanto la fase de amplitud de acoplamiento y coordinación más amplias de los ritmos cerebrales de 17 hombres jóvenes diagnosticados con TEA y en 20 voluntarios con historias típicas de desarrollo neurológico mirando imágenes de caras y casas. La conectividad funcional local se midió en un área del cerebro conocida por ser importante para el reconocimiento de caras, mientras que la conectividad de largo alcance se determina buscando la coordinación de los ritmos cerebrales entre el área de reconocimiento facial y otras áreas más distantes de la corteza
Como era de esperar, los participantes normales tienen mayor conectividad de largo alcance funcional, que se refleja en el aumento de los ritmos cerebrales entre las zonas controladas, que los participantes con autismo. Contrariamente a las suposiciones anteriores, sin embargo, los participantes con autismo también redujeron la conectividad funcional local, en la que el acoplamiento de la fase de amplitud no fue mayor en el área de reconocimiento facial mientras veía imágenes de caras.
Además, la conectividad funcional local se redujo en el mismo grado que la conectividad de largo alcance y se observaron mayores reducciones en los participantes cuyos síntomas relacionados con el autismo eran más graves. Una combinación de las medidas de conectividad local y de largo alcance funcional fue de un 90 por ciento de precisión en los participantes con autismo de los que tenían un desarrollo típico.

Algunos niños diagnosticados con autismo pierden los síntomas con la edad

SE HAN ESTUDIADO LOS CAMBIOS EN LA FUNCIÓN CEREBRAL



Niña Con Autismo
Foto: FLICKR/CHAMPUSUICIDA
MADRID, 15 Ene. (EUROPA PRESS) -
   Algunos niños que son diagnosticados con precisión en la primera infancia con autismo pierden los síntomas y el diagnóstico a medida que crecen, según confirma un estudio financiado por los Institutos Nacionales de la Salud (NIMH, en sus siglas en inglés) de Estados Unidos. El equipo de investigación obtuvo ese resultado mediante el análisis del diagnóstico previo de autismo en un pequeño grupo de niños en edad escolar y adultos jóvenes sin síntomas actuales de la enfermedad.
   El informe, publicado en 'Journal of Child Psychology and Psychiatry', es el primero de una serie que indaga más profundamente en la naturaleza del cambio en la situación de estos niños. Tras ser diagnosticados una sola vez con un trastorno del espectro autista, estos jóvenes parecen ahora estar a la par con compañeros de desarrollo típico.
   El equipo de estudio sigue analizando datos sobre los cambios en la función cerebral en estos niños y si tienen sutiles déficits sociales residuales, además de revisar los registros de los tipos de intervenciones recibidas por los niños y en qué medida pueden haber jugado un papel en la transición.
   "Aunque el diagnóstico de autismo usualmente no se pierde con el tiempo, los hallazgos sugieren que existe una amplia gama de resultados posibles", afirmó el director de NIMH, Thomas R. Insel. A su juicio, para algún niño en particular, el resultado puede ser conocible sólo con tiempo y después de algunos años de intervención, por lo que la realización de informes posteriores a este estudio deberían dar más datos "acerca de la naturaleza del autismo y el papel de la terapia y otros factores en el resultado a largo plazo para estos niños".
   El estudio, dirigido por Deborah Fein, de la Universidad de Connecticut-Storrs (Estados Unidos), reclutó a 34 niños de resultado óptimo que habían recibido un diagnóstico de autismo en los primeros años de vida y que ahora supuestamente no tenían ningún síntoma de la enfermedad. Estos niños fueron pareados por edad, sexo y coeficiente intelectual no verbal con 44 niños con autismo de alto funcionamiento y 34 compañeros de desarrollo típico, todos ellos con edades de 8 a 21 años.
   Estudios anteriores habían examinado la posibilidad de una pérdida de diagnóstico, pero quedaban preguntas con respecto a la exactitud del diagnóstico inicial y si los niños que en última instancia tenían un aspecto similar a sus pares convencionales inicialmente poseían una forma relativamente leve de autismo.
   En esta investigación, los primeros informes de diagnóstico por médicos con experiencia en el diagnóstico de autismo fueron revisados por los científicos. Como segundo paso para asegurar la precisión, un experto en diagnóstico, sin el conocimiento del estado actual del niño, examinó los informes en los que el diagnóstico precoz había sido eliminado.
   Los resultados sugieren que los niños en el grupo de resultados óptimos tenía déficits sociales más leves que el grupo de autismo de alto funcionamiento en la primera infancia, pero no registraba otros síntomas relacionados con la comunicación y comportamientos repetitivos tan graves como en el último grupo.
   Los investigadores evaluaron el estado actual de los niños en el uso estándar de las pruebas cognitivas y de observación y cuestionarios realizados a sus padres. Los niños de resultados óptimos tenían que estar en las aulas de educación regular sin servicios de educación especial dirigidos a autismo y no mostraron signos de problemas con el lenguaje, el reconocimiento de rostros, la comunicación y la interacción social.
   Este estudio no puede proporcionar información sobre qué porcentaje de niños diagnosticados con autismo podría eventualmente perder los síntomas, según sus autores. Los investigadores del estudio han recogido una gran variedad de información sobre los niños, incluidos los datos de imágenes cerebrales estructurales y funcionales, los resultados psiquiátricos e información sobre las terapias que los niños reciben.
   El análisis de los datos puede arrojar luz sobre cuestiones tales como si los cambios en el diagnóstico resultaron de una normalización de la función cerebral o si los cerebros de estos niños fueron capaces de compensar las dificultades relacionadas con el autismo. Los coeficientes intelectuales verbales de los niños de resultado óptimo fueron ligeramente más altos que aquellos con autismo de alto funcionamiento.
   "Todos los niños con trastornos del espectro autista son capaces de avanzar en la terapia intensiva, pero la mayoría de nuestro estado actual de conocimiento no logra el tipo de resultados óptimos que estamos estudiando", dijo el doctor Fein. Por ello, subrayó la esperanza de los investigadores de que estudios adicionales ayuden a comprender mejor los mecanismos de cambio para que cada niño pueda tener la mejor vida posible.

miércoles, 9 de enero de 2013

El cerebro hiperactivo impide que los adolescentes con autismo se ajusten a las situaciones sociales (horacero)


csmonkANN ARBOR, (MICHIGAN/UM) .- Un nuevo estudio de la Universidad de Michigan ha encontrado que una parte hiperactiva del cerebro impide que los adolescentes con autismo se ajusten a los entornos sociales que no les son familiares y esto les hace sentir abrumados y ansiosos.
El ver los mismos rostros repetidas veces puede afectar negativamente a los niños autistas, especialmente en las reuniones sociales.
Si un adolescente vuelve la mirada hacia otra parte o no presta atención a menudo se le interpreta como una persona que no está interesada en otra gente, dijo el investigador de la UM, Christopher Monk.
"Estas conclusiones junto con otros trabajos indican que para muchos niños con trastornos en el espectro del autismo (ASD es su sigla en inglés) quizá no sea sólo una falta de interés", dijo Monk, profesor asociado en el Departamento de Psicología y profesor investigador asociado en el Centro para Crecimiento y Desarrollo Humano.
"Puede que encuentren estresante el mirar e interactuar con otras personas. Si los niños encuentran que es incómodo el observar y el participar en los encuentros sociales desde una edad temprana se apartan de ellos y pueden perder muchas oportunidades de aprender acerca del entorno social", agregó.
Los datos analizados correspondían a 32 niños y adolescentes con trastornos del espectro del autismo y 56 jóvenes en desarrollo típico.
A los niños se les sometió  a un escaneo funcional por imagen de resonancia magnética mientras llevaban a cabo una tarea de identificación de géneros de rostros que mostraban expresiones de temor, alegría, tristeza o neutral.
A los investigadores les interesaba en particular una estructura en el cerebro llamada la amígdala que indica la ansiedad. Mientras que los jóvenes sin autismo se habituaron rápidamente o mostraron una activación disminuida con el tiempo ante los rostros, los que tenían ASD mostraron una actividad sostenida de la amígdala con el paso del tiempo cuando vieron rostros tristes y neutrales.
Se midió la habituación examinando si la activación de la amígdala ante los rostros disminuía al final de la sesión. En las personas sanas la amígdala responde a los rostros al comienzo de la sesión de escaneo pero disminuye con la presentación repetida de los rostros. Si eso no ocurre, puede ocurrir un exceso de excitación, dijo Monk.
"El proceso es similar al acostumbrarse al tic-tac de un reloj en una habitación hasta que ya uno no lo nota más", dijo la investigadora de la UM y autora principal del estudio Johnna Swartz. "Podríamos imaginarnos cuán estresante es, en ese caso el no habituarse. La habituación de la amígdala nos ayuda a acostumbrarnos a las situaciones sociales familiares de manera que no estamos constantemente en alerta. Este estudio es uno de los primeros que muestra que este proceso está alterado en los adolescentes con trastornos dentro del espectro del autismo".
Los investigadores también descubrieron que esa habituación disminuida a los rostros neutrales puede relacionarse con los síntomas más graves de ASD. Monk dijo que la intervención temprana podría incluir un incremento del reconocimiento de la emoción o una reducción de la excitación excesiva a los rostros mediante la instrucción y la exposición.
Las otras investigadoras involucradas en este proyecto incluyen a Lillian lee Wiggins y Melisa Carrasco, ambas de la UM, y Catherine Lord en el Colegio Médico Weil Cornell.
Las conclusiones se publican en la edición actual de la revista Journal of tghe American Academy of Child and adolescentes Psychiatry: http://www.sciencedirect.com/science/journal/08908567

Miss Montana, la primera Miss con autismo (terra.es)



 Foto: Facebook Alexis Wineman



Alexis Wineman, no solo es la mujer que representará al estado de Montanaen el certamen de Miss América, sino que representa en carne propia la lucha contra el autismo. El próximo sábado, la ciudad de Las Vegas coronará a su nueva reina de la belleza y  Alexis podría ser la joven que se convierta en la primera Miss América diagnosticada con este síndrome.
La enfermedad  le fue diagnosticada  a los 11 años de edad, pero antes de ello, confundieron su diagnóstico y  se sometió a dos años de terapia que incluyeron asesoramiento y múltiples pruebas. Antes de comprender su condición, la joven tuvo que lidiar con un desarrollo más lento, sometida a burlas, acoso y profesores impacientes que le decían: "No me pagan lo suficiente para manejar este tipo de comportamiento", confesó  Alexis en una entrevista.
Para mejorar su desarrollo se unió a las animadoras y al club de teatro en su escuela secundaria de Cut Bank, un pequeño pueblo del Norte de Montana de apenas dos mil habitantes. Hoy como prueba de talento para el certamen ha decidido presentar un monólogo cómico que le ayudó a ganar confianza y socializar con otras personas.
Además, la joven Miss Montana está fuertemente implicada con la concienciación sobre su enfermedad a través de su plataforma "Normal es sólo una posición de la secadora: Vivir con autismo". Tras ganar Miss Montana  realizó una gira por su estado natal para conocer los informes sobre el autismo y a los niños que sufren discapacidades de desarrollo como el suyo, ya que considera necesario ser una inspiración para otros jóvenes con trastornos de este tipo.
Pero pase lo que pase con esta candidata, patrocinada por un programa de becas del estado que representa en el concurso, aspira a trabajar en una galería de arte o en un museo.
El próximo sábado en Las Vegas se conocerá el nombre de la nueva soberana al título de Miss America, y Miss Montana, una de las 53 participantes del certamen, se espera sea parte de las finalistas.

lunes, 7 de enero de 2013

Experto asegura que el autismo tiene cura

Nunca desaparecerán personajes que hablen sin saber y alimenten la esperanza de familias desesperadas. No los soporto (M.A.M.)

El doctor argentino Christian Plebst llegó a nuestro país, invitado por la Fundación Esperanza para el Autismo. La intención es concienciar a la gente respecto a que esta enfermedad no solamente es tratable sino curable.


Cuanto más temprana es la detección del autismo, es más probable que se cure. 
El autismo es la epidemia más grande que está afectando a la población mundial (mayor al VIH u otro tipo de epidemias); la proporción es de uno por cada 88 niños, de los cuales la proporción de género es de cuatro varones por cada niña.
Lo más importante es la detección temprana de este mal, para tener mayores posibilidades de superarlo. Por ello, existen signos que deberían llamar la atención de una madre, como por ejemplo bebés demasiado tranquilos que, prácticamente, no responden a los estímulos de los demás.
Además, si alrededor de los seis meses no empiezan a balbucear o intentar decir las primeras palabras, no reconocen su imagen en el espejo o no responden a las sonrisas de sus familiares, es porque evidentemente tienen algún problema.
En cuanto a los motivos que causan el autismo, el doctor Plebst explicó que se han realizado varios estudios para investigar los motivos. Si bien no se ha determinado una causa exacta, se menciona pesticidas, cuestiones tóxicas y ambientales, además del mercurio como elemento perjudicial.
Respecto a la edad, indicó que muchos ya traen el mal de nacimiento, pero otros lo van desarrollando a los 8 ó 9 meses, por lo que es vital permanecer atentos a los niños. Un factor que provoca esta enfermedad son las pantallas tanto del televisor como de las computadoras.
El profesional recomienda que, antes de los tres años, los pequeños no sean expuestos a estos artefactos, ya que podrían despertar este terrible mal. “Es preferible que las criaturas empiecen a ver la televisión recién a partir de los tres años en adelante, y de a poco, es decir, no deben pasar varias horas frente a estos aparatos”, expresó el doctor.
El tratamiento depende mucho de la edad en que se diagnostique el mal, y es muy variable, implica tiempo, paciencia y, por supuesto, una inversión. “Tuve casos en que se han recuperado con tres años de tratamiento; pero no puedo generalizar y dar un plazo exacto, depende de niño porque todos son únicos”, concluyó.

El autismo: una breve aproximación.






La psicóloga infantil Sara Villanueva hace un breve resumen de las alteraciones que presentan las personas que padecen este trastorno y señala el desconocimiento general existente en la sociedad.






Atrás quedan esos años en los que las madres de niños con autismo fueran conocidas con el cruel nombre de “madres nevera”.  Se pensaba que los padres fríos emocionalmente y que no daban ningún tipo de cariño eran los causantes de que sus hijos padecieran de autismo. Tras 30 años de teoría, su autor, Leo Kanner, la restableció aceptando que se había equivocado, pero el daño ya estaba hecho.
Aunque en la actualidad esta teoría sobre la causa haya quedado rechazada, se sigue pensando que las personas que padecen de autismo son incapaces de mostrar cualquier tipo de afecto, que no tienen lenguaje verbal, que no sonríen y hasta se ha llegado a afirmar que son personas que no disponen de ningún tipo de emoción.
Todo esto no son más que mitos debidos al desconocimiento que la gente tiene sobre este trastorno.
Las características principales que presentan las personas con autismo son: un desarrollo de la interacción y la comunicación social de forma anormal o deficiente y una presencia de un repertorio restringido y repetitivo de actividades e intereses.
Esto no quiere decir que no sean capaces de comunicarse o interactuar con las personas de su entorno, sino que lo hacen de forma diferente. Algunas personas con autismo no desarrollan el lenguaje verbal, pero son capaces de comunicarse a través de pictogramas, gestos, fotos, etc. En algunos casos nos podemos encontrar con personas que no mantienen un contacto ocular o incluso que les molestan de forma extrema los entornos ruidosos (hiperacusia)
La mayoría de las personas con autismo presenta un nivel de discapacidad intelectual, pero esto no se da en todos los casos de autismo.
Cuando hablamos de repertorio restringido y repetitivo nos referimos a que pueden manifestar interés obsesivo por una determinada actividad u objeto, rechazando cualquier otro tipo de actividad, por lo que es importante ampliar esa lista de intereses.
Por lo tanto cada persona es un mundo y no existen dos personas con autismo que sean exactamente iguales. Siempre tendremos que hablar en términos individuales y no generalizar nunca.
Y aunque actualmente no existe curación, con un tratamiento adecuado y una enseñanza estructurada podemos lograr muchos avances.

Sara Villanueva Sánchez-Infante

Inicio
Psicóloga infantil de Evo Conducta Picólogos